Por Sergio Estrada

En conferencia con los representantes de los medios de comunicación, los integrantes de la Dimensión de Pastoral de Movilidad Humana de la CEM, dieron a conocer que darán continuidad a la campaña de sensibilización impulsada por la Iglesia, ante la crisis migratoria que se vive en México y el mundo.

«Dentro de las primeras acciones pastorales se tiene contemplado recibir con caridad, acompañar y defender los derechos, así como integrar a los hermanos y hermanas migrantes que transiten o deseen permanecer en México», sostuvo monseñor José Torres Campos, Obispo de Ciudad Juárez y responsable de la Dimensión de Movilidad Humana de la CEM.

Con la finalidad de brindar un mejor acompañamiento y atención a los hermanos migrantes de manera individual o en caravanas, los directores de albergues, comedores y centros de atención para migrantes crearon la «Red de Servicio Funcional» en tres sectores: norte, centro y sur del país, integrado por 130 casas y centros de atención, manteniéndose en estrecha comunicación y vinculación con la Dimensión Episcopal de la Pastoral de Movilidad Humana y con el Observatorio Nacional de la CEM para fortalecer los vínculos que hay entre albergues y centros de atención», aseguró el Presidente de la Dimensión de Movilidad Humana.

Los obispos quieren ser voz de nuestros hermanos migrantes que pretenden ingresar a territorio nacional. Ser voz de aquellos que encuentran obstáculos en el camino.

«La migración no tiene porque verse o convertirse en un problema social, sino en una oportunidad de desarrollo y convivencia que genera una cultura de inclusión y participación de progreso y crecimiento social de comunión y creatividad».

Publicado en la edición impresa de El Observador del 15 de septiembre de 2019 No.1262