No cuestionar y solo orar para que Dios actúe

Por Modesto Lule MSP

Desde hace muchos años cuando voy a mi oración presento ante Dios las necesidades personales. Entre ellas están las de mi vocación, mi familia y la gente que me rodea. Cuando alguno de los que nos leen o nos siguen en la radio nos mandan un mensaje diciendo algo breve de su situación y nos piden oración, claro que pedimos por esa necesidad y nos ayuda a nosotros para tener una intención clara en nuestras oraciones.

Pedimos, ante todo, que se haga la voluntad de Dios y que les conceda paz y fortaleza en el alma. Sé muy bien que cuando no hay paz y la desesperación predomina se pueden cometer muchos errores. La fortaleza para que por grandes que sean los problemas la persona no desfallezca ni se quiebre. Se puede doblar, pero que no se quiebre.

Que la luz del Espíritu Santo ilumine su caminar y puedan enderezar sus pasos al sendero que lleva a la santidad. Yo sé que Dios nunca nos abandona y que siempre está ahí llenando nuestra vida de su amor y su gracia. Esa es una verdad que se mantendrá hasta la eternidad porque Dios nos ama, pero en nuestro corazón también reside la cizaña sembrada por el maligno que nos hace cerrar el paso a Dios y no le dejamos actuar en nuestras vidas.

Dios no violenta nuestra libertad, no transgrede con nuestro libre albedrío. Y ahí se mantiene afuera de nuestro corazón esperando que le dejemos entrar a nuestras vidas. Dios actúa si lo dejamos actuar.

Orar y nada más

Ayer, un minuto antes de entrar a mi momento de oración, miré el celular para ver si había un mensaje importante y miré una foto que me enviaba un compañero de hace muchos años en la vida misionera. En la foto estaba él en una cama con una bata de las que dan en los hospitales y me pedía oración. Naturalmente me conmovió esa foto y me preocupé. No le pregunté que le había pasado. Muchas veces esa es la tendencia natural, la de indagar sobre la vida o acontecimientos de los otros.

Quizá pensamos que al conocer la raíz o los orígenes de los problemas vamos a poderlos ayudar mejor. Pude controlar esa tentación que me llegó a mi mente como rayo. Le pregunté que si estaba ya mejor y me dijo que recién salía de cirugía. Sin más, avisé a los otros compañeros conocidos de él para que oráramos. Después me mandó decir que ya lo habían dado de alta y que ya estaba en su casa. Le dije que iba a seguir pidiendo por él y que en un rato más iba a celebrar Misa y pediría por él nuevamente.

Muchas veces nuestros conocidos nos piden oración por su situación y al parecer nos preocupa más cómo fue que sucedieron los problemas que originan pedir oración que orar por la necesidad que nos presentan. No sé lo que realmente le haya pasado a este hermano, pero hoy Dios me dice que lo que yo tengo que hacer es orar por él y que esa debe ser mi mayor ocupación.

Elevo una oración por ti que lees este escrito, Dios sabe tus necesidades y de tus problemas. Dios te guarde en su amor y te conceda paz.

Hasta la próxima

Publicado en la edición impresa de El Observador del 13 de octubre de 2019 No.1266