De 12 al 14 de octubre se realizó en la Ciudad de México el encuentro de empresarios y emprendedores católicos de España, México, Colombia y Brasil, en un ambiente de fraternidad y compromiso con los valores cristianos, la responsabilidad social y la innovación para el bien común

Por Chucho Picón

A mediados de octubre tuvo lugar el encuentro de emprendedores y empresarios católicos organizado y promovido desde Colombia por Central de Juventudes, un instituto que incentiva los valores cristianos y católicos, pero que también impulsa la cultura del emprendedurismo entre los latinos e hispanos.

Aquí en México el encuentro fue coordinado por el matrimonio de empresarios católicos formado por Ingrid Alonso y Víctor García Escartín. El evento congregó a empresarios y emprendedores católicos que llegaron de Colombia, España y Brasil, así como de todo México.

Dicho encuentro tuvo como invitados y conferencistas a empresarios de éxito que pudieron compartir sus testimonios de crecimiento basados en los principios y valores católicos constantemente promovidos por la Doctrina Social de la Iglesia.

El encuentro se desarrolló en una primera fase en las instalaciones del movimiento internacional Cursillos de Cristiandad en la Ciudad de México; posteriormente, en una segunda etapa, en la universidad católica Lumen Gentium en su campus Tlalpan, en la Ciudad de México.

Su lema insignia fue: «Ser empresas con responsabilidad humana es la mejor estrategia de éxito empresarial», buscando que todos los participantes se fueran con el compromiso de promover los valores cristianos en sus empresas.

Remarcaron que las empresas deben tener como esencia el compartir en comunidades cristianas, pues las empresas son comunidades de personas con el deseo del bien del otro, donde los seres humanos pueden desarrollar todo su potencial; donde no solo trabajan por lucrar, por hacer dinero. En las empresas todos pueden crecer profesional y económicamente, y una empresa católica debe ser una comunidad cristiana, que comparte y promueve el desarrollo humano de todos los que integran las organizaciones.

Ante la pregunta de cómo cambiar la mentalidad de fracaso o temor en los nuevos emprendedores mexicanos, el colombiano Héctor Hugo Tabares Ramírez, director de Central de Juventudes, externó que «Primero, creyendo que Dios es fuerte. Segundo, que sepan los mexicanos que no están solos, cuentan con los colombianos y españoles emprendedores y empresarios católicos que se preocupan por su hermanos. La interrelación de todos nos hace menos vulnerables; además, es necesario pensar globalmente pero actuar localmente. Nosotros, desde Central de Juventudes, tenemos una propuesta de valor como empresarios católicos que cualquier empresa europea quisiera. Nuestra propuesta es desde la fe. Tenemos siete virtudes poderosas: cuatro virtudes cardinales y tres virtudes teologales. Estas virtudes nos hacen muy poderosos, las tenemos que conocer y vivir, debemos creer que hay esperanza. Mexicanos: levanten la cabeza, crean en su país, crean que este no es el fin, esto no se acaba ni es determinado por un gobernante. Tenemos que aplicar el deseo del bien del otro, el amor, el creer que Dios no está enfermo ni muerto, creer que México va a ser mejor, tener esperanza. Échenle ganas».

Más información de Central de Juventudes y como participar en otros eventos en:

www.juventudes.com.co/

Resultados de la edición número 10

  • » Participaron cinco países: México, Colombia, Brasil, Costa Rica, España
  • » Se lograron alianzas para cooperación internacional.
  • » Se otorgaron cuatro becas para jóvenes al curso de formación en Colombia.
  • » Se fomentó la comunidad de encuentro fraterno entre empresarios.
  • » Participaron 67 emprendedores y empresarios.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 17 de noviembre de 2019 No.1271