El advenimiento de los múltiples contenidos en unas de las redes sociales más vistas en México es ahora un foco de alarma para los usuarios. Hablamos de Youtube como una de las plataformas cuya expansión ha ido en aumento en los últimos cinco años.

Por Mary Velázquez Dorantes

Canal, buscador, propagador de publicidad, son algunas de las funciones en las que se destaca esta red social que, de acuerdo con las métricas de evaluación, los usuarios visualizan más de mil millones de horas de video al día.

Los llamados creadores de contenido monetizan, es decir buscan obtener ganancias gracias a los productos que se suben constantemente. Ello ha mostrado un panorama de alerta, debido a la saturación de contenidos, donde más del 30% no son útiles, ni relevantes, sino que por el contrario se les ha denominado «contenido basura».

Youtube, en pocos años, se volvió una plataforma tendencia, abriendo los brazos a la publicidad y la sociedad de consumo; se estima que para el 2020 los videos de Youtube representarán el 82% del tráfico más visto en internet.

Cuando el negocio de producir contenidos explotó, también se abrió el panorama para miles de videos cuyo sentido está carente de creatividad, información y datos útiles para los usuarios.

LAS TENDENCIAS POPULARES

Los llamados youtubers son personajes que han abarrotado la plataforma, mostrando formas de vida, viajes, experiencias de «riesgo», humor con doble sentido, belleza y maquillaje, autos, videojuegos, entre miles de contenidos que se vuelven tendencia en la que muchos buscan la fama para obtener dinero. Youtube es la red social más usada en los países de habla hispana; sin embargo, también funciona en 80 idiomas distintos.

Youtube es una de las herramientas más poderosas en la sociedad del espectáculo; es una de las industrias culturales donde una sola persona pasa de ser usuario a editor, protagonista y censurador de contenidos. Su nivel de interacción lo convierte en una red social donde el espectáculo es la persona en sí misma. Fama, dinero, y atracción lo han convertido en una red social donde sus contenidos son de desperdicio: la efimeridad y la banalidad lo caracterizan, la imagen se vuelve el centro de difusión viral entre las nuevas generaciones, y los chats son el centro de evaluación de los contenidos.

El 70% de reproducciones de contenidos se realiza a través de los teléfonos inteligentes, mientras que la situación donde se consumen más es en los trayectos del transporte público.

LOS CREADORES POPULARES

Cuatro mil horas de reproducción son la punta del iceberg para que Youtube otorgue ganancias a los llamados creadores populares; algunos atrapados por la idea de vivir como lo hacen los youtubers famosos, inician la aventura de producir contenidos sin siquiera tener una idea clara o una finalidad precisa al momento de abrir el canal.

La comunidad de usuarios se mueve entre los espectáculos visuales y la ubicuidad de los canales existentes. Youtube es un espacio de socialización entre los creadores más populares y público que los sigue. Entre los contenidos más vistos se encuentran la comedia, el entretenimiento, la música, mascotas y animales, film y animación, gadgets y juegos.

Los contenidos convencionales quedaron atrás cuando el contenido se materializó. El 59% de la generación Z, aquellos que se encuentran entre los 16 y los 24 años, han incrementado su permanencia en Youtube, además de ser la red social que provee la música bajo demanda para estos públicos.

LA BASURA COMO CONTENIDO

Entre la variedad de contenidos, el producto final se visualiza como una basura digital, lo que le resta calidad a la plataforma. Algunos usuarios afirman que muchos contenidos se vuelven un insulto para los amantes de la información diferente. El espectador actual de Youtube no es exigente, ni tampoco es un evaluador serio de los portales.

Algunos, tomados de la mano de la creatividad, están alimentado a Youtube con productos donde hacer el ridículo y ofender al otro es la meta. La red social crea celebridades y produce micro y macro influencers. Las estrellas más populares son los gamers, el tema central de los cuales es narrar cómo mejoran sus niveles de juego. Han existido casos donde los creadores agreden a sus audiencias. Cada vez es más difícil encontrar contenidos relevantes y cuyas funciones vayan más allá de entretener.

Las piezas audiovisuales ahora son fáciles, rápidas y gratuitas. Los nuevos formatos y los nuevos lenguajes permiten acaparar la atención de los usuarios. La imitación esta a la orden de la interfaz. Los contenidos de éxito se repiten para formar parte de la historia de Youtube.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 3 de noviembre de 2019 No.1269