Bárbara Pino y Gabriel Ríos son novios, son venezolanos, y a la par de sus profesiones, le hablan a otros jóvenes sobre sexualidad y castidad en la rede social Instagram. Con más de 8 mil seguidores en su cuenta Sexualidad & Castidad, estos chicos brindan consejos, asesorías y comentarios sobre cómo es llevar una sexualidad sana, huir de la pornografía, la castidad en el noviazgo, la etapa de la amistad durante el noviazgo, el enamoramiento, la experiencia de los santos en la Iglesia Católica respecto al amor, la sexualidad, la pureza de cuerpo y del espíritu. El Observador de la Actualidad conversó con ellos.

Por Mary Velázquez Dorantes

Chicos, ¿cómo es que decidieron hablar de los dones de Dios en las redes sociales?

No fue una tarea fácil. Primero es importante decir que hemos estado en oración y con una guía espiritual y, como en el Evangelio, nosotros decidimos echar las redes en Instagram para llegar a otros jóvenes, y que ellos conozcan el significado real de la sexualidad y lo hermoso de la castidad.

En realidad, en las redes sociales se habla poco de sexualidad y castidad, y, como dice el Papa Francisco: «el cuerpo humano no es un instrumento de placer», así que aquí estamos, dos novios predicando con su testimonio; ambos tenemos 23 años de edad y somos igual que todos los jóvenes.

¿En qué momento surge la idea del proyecto Sexualidad & Castidad, y cómo lo han vivido juntos?

En julio de 2018 nace la inquietud de hablarles a los jóvenes sobre algo que vivimos dentro de nuestro grupo juvenil: el noviazgo y la castidad. Poco a poco nos fuimos dando cuenta que eran temas de los que se hablaba poco o que en determinados casos ni siquiera se hablaba.

Nosotros, como novios, pensamos en la idea de compartir y transmitir un noviazgo alegre, de vivir en castidad y desaparecer definiciones falsas como que la castidad es aburrida, o que la sexualidad solo se limita a lo corporal. Sin embargo, no ha sido una misión fácil, hemos tenido altas y bajas, porque cuando le dices sí a Dios, hay que estar preparados para las pruebas.

Nosotros estamos trabajando bajo un compromiso constante, nos formamos, y también tenemos disposición y trabajo en equipo. Nosotros invitamos a nuestros seguidores a no sólo seguirnos, sino a compartir la información que proporcionamos, bajo el lema: Si te fue útil, comparte.

¿Qué estrategias utilizan para contagiar a las nuevas generaciones sobre una preparación para el matrimonio?

Hablar sobre nuestro testimonio es fundamental. Gracias a nuestra experiencia compartimos con otros jóvenes de Latinoamérica que Dios tiene planes maravillosos para cada uno de nosotros, que son planes buenos y únicos para que seamos felices.

Hablamos siempre con la verdad, no sólo a nivel religioso sino también biológico y científico, abordamos el tema con realismo, utilizamos la catequesis, la vida de los santos, también lo hacemos manifestando que nosotros, como novios, no somos perfectos. Damos consejos sobre cómo vestirnos porque incluso aquí se refleja cómo nos observamos desde la sexualidad; hablamos de temas que en las redes no existen de forma constante, como la purificación de corazón, la dimensión erótica del amor. A los jóvenes no nos enseñan de forma constante estos y otros temas relacionados con la sexualidad.

¿Qué han aprendido de su proyecto?

A ser dóciles a la voluntad de Dios. En este tema y quizás en otros y en las redes sociales, debemos aprender a ser pacientes con aquellos que no piensan como nosotros. Y saber que el desafío de las redes sociales requiere que nos formemos como cristianos, que tengamos información clara y oportuna. A un año del proyecto nos hemos dado cuenta: somos católicos enamorados de Dios, y es posible un noviazgo santo.

Y las redes sociales, ¿en realidad son potenciales para estos temas?

Las redes sociales son una herramienta maravillosa. Con ellas la tenemos un poco más fácil que los primeros cristianos. Basta un clic para que nuestro mensaje pueda ser leído en todo el mundo. Pero, sobre todo, nosotros queremos hablar de jóvenes a jóvenes, y las redes sociales están llenas
de ellos.

No es un tema fácil de hablar por este medio; sin embargo, nosotros pensamos que internet está tan sexualizado que es urgente hacerlo. Así como los apóstoles dejaron las redes y lo siguieron, nosotros las tomamos para hablar de Él y de su plan maravilloso.

https://linktr.ee/sexualidadycastidad

Publicado en la edición impresa de El Observador del 15 de diciembre de 2019 No.1275