Con tantos mártires y demás cristianos perseguidos es imposible hablar en estas páginas de todos y cada uno de ellos. Pero para testimoniar que no es un asunto de números sino de personas concretas, mencionamos brevemente la historia del sufrimiento por causa de su fe en Cristo que algunos de ellos vivieron en 2019:

  • En la fotografía superior derecha aparecen tres de los cuatro infantes —tres niñas y un niño— que el Domingo de Pascua, después de hacer la Primera Comunión, resultaron asesinados dentro de uno de los dos templos católicos que sufrieron atentados simultáneos con bombas en Sri Lanka. Hubo más mártires y muchos heridos. Musulmanes radicales son los responsables.
  • En el mes de abril, en Roma, un migrante ilegal marroquí, de religión musulmana, después de notar que un católico italiano portaba un crucifijo, entró en discusión con él y lo insultó a gritos antes de apuñalarlo e intentar cortarle la garganta.
  • El 17 de mayo el sacerdote salesiano español Fernando Hernández, de 60 años de edad, fue asesinado con un puñal en un centro misionero en Burkina Fasso por un cocinero del lugar, que había sido despedido poco antes. El asesino también hirió a otro salesiano.
  • El 13 de mayo, en una localidad de Burkina Fasso, un grupo armado disparó contra una procesión mariana asesinando al sacerdote Siméon Yampa y a cinco fieles. El 26 de mayo otros hombres armados llegaron al templo católico de otra aldea y dispararon contra la comunidad católica que participaba en la Misa, matando a cuatro fieles e hiriendo a otros. El 27 de junio, en la localidad de Bani, musulmanes radicales pasaron casa por casa para identificar a la gente por su religión, y al identificar a cuatro católicos, los mataron.
  • El 5 de julio fue asesinado en su natal Kenia el sacerdote Eutycas Murangiri Muthur, de 32 años, perteneciente a la diócesis de Meru. Estaba en su auto cuando fue apuñalado hasta la muerte por varias personas que se introdujeron en su vehículo.
  • En la ciudad de Breslavia, Polonia, el sacerdote Ireneusz Bakalarczyk, se disponía a empezar la Misa el 10 de junio cuando fue atacado por un hombre que lo hirió gravemente con un cuchillo.
  • El 29 de junio la red social Pinterest suspendió permanentemente el uso de su plataforma a la organización pro-vida Live Action fundada por Lila Rose —evangélica convertida al catolicismo—, por presunta «información médica errónea y conspiraciones que convierten a individuos e instalaciones en objetivos para hostigamiento y violencia». Ya antes Pinterest catalogó de forma mentirosa e intencional a Live Action como sitio «pornográfico» para así restringir el acceso de los usuarios a su contenido.
  • El 2 de julio una familia estadounidense católica de apellido Samona, radicada en la ciudad de Novi, Michigan, recibió de la asociación de vecinos una carta donde se le ordenaba quitar del patio de su casa una pequeña estatua de la Virgen María. El pretexto era que la imagen violaba «las políticas del vecindario», pero en los estatutos no hay nada de eso, por lo que se trata de un acto de intolerancia contra la fe católica.
  • El 18 de noviembre la catedral de Managua fue atacada por simpatizantes del dictador socialista Daniel Ortega, donde la turba golpeó a un sacerdote y a una monja, que tuvieron que escapar del recinto para resguardarse. Otros templos de Nicaragua también fueron asediados en los siguientes días, prohibiendo la policía que se celebraran Misas.

Asia Bibi, calvario en Paquistán

El caso más emblemático de la persecución actual contra los cristianos es el que padeció en su natal Paquistán la católica Asia Bibi (su verdadero nombre es Aasiya Noreen). Nacida en 1971, fue acusada en 2009 por un grupo de musulmanas de «blasfemia» contra el islam tras que ellas la discriminaran y ella les preguntara: «Creo en mi religión y en Jesucristo, quien murió en la cruz por los pecados de la humanidad. ¿Qué hizo su profeta Mahoma para salvar a la humanidad?».

Condenada a muerte en 2010 por un tribunal parcial, posteriores juicios determinaron su inocencia, incluido el definitivo, de 2018. Pero musulmanes radicales y ricos ofrecían jugosas recompensas por asesinarla, y las turbas bloquearon carreteras para que Asia no pudiera salir del país para ponerse a salvo asilándose en otra nación.

Fue hasta mayo de 2019 que Asia Bibi, después de anteriores intentos, logró salir furtivamente de su patria. Actualmente radica en Canadá, con su esposo y sus hijos, donde se les dio asilo, después de haber pasado ocho años de injusta prisión, y cerca de un año protegida por el gobierno de Paquistán en un lugar secreto para no ser asesinada.

TEMA DE LA SEMANA: PERSECUCIÓN A LA FAMILIA CRISTIANA

Publicado en la edición impresa de El Observador del 29 de diciembre de 2019 No.1277