En México existe un enorme número de santuarios, templos, capillas e imágenes religiosas que son motivo de peregrinación para los fieles católicos.

Mencionarlos todos es sencillamente imposible, porque la devoción puede alcanzar, quizá, sólo a la gente de un barrio, de un territorio parroquial, de un pueblo serrano o de una pequeña ciudad, y aun así ser muy fuerte; pero hay otras peregrinaciones que se han hecho tan famosas que han trascendido regiones, convocando a miles y, a veces, hasta millones de peregrinos de todo el país.

Se estima que 30 millones de personas peregrinan anualmente por la república mexicana para visitar lugares de culto.

Aquí mencionamos algunos:

BASÍLICA DE GUADALUPE

Tras las apariciones de la Madre de Dios en 1531 a san Juan Diego Cuautlatoatzin, y del prodigio de estampar su bendita imagen en el ayate del indígena, las peregrinaciones para encontrarse con la Virgen de Guadalupe no han parado.

Nada más el 12 de diciembre de 2019 más de diez millones de mexicanos peregrinaron hasta el Tepeyac para visitar a la Morenita.

En promedio, cada año la vistan 20 millones de fieles católicos provenientes de todo el planeta.

BASÍLICA DE LA VIRGEN DE SAN JUAN DE LOS LAGOS

Este santuario es el principal del estado de Jalisco, ya que atrae cada año, en torno a la Virgen de San Juan a unos 7 millones de devotos.

Además del día de la Candelaria, los fieles abarrotan la Catedral Basílica de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos el 15 de agosto, que es fiesta de la Asunción de la Virgen, así como el 12 de diciembre, fiesta de la Virgen de Guadalupe, lo que deja en claro que para los fieles la Madre de Dios es una sola, independientemente de sus muy variadas advocaciones.

BASÍLICA DE NUESTRA SEÑORA DE ZAPOPAN

La imagen de Nuestra Señora de la Expectación de Zapopan, en el estado de Jalisco, tiene una basílica a la que cada 12 de octubre peregrinan hasta 2.5 millones de mexicanos.

La historia de esta advocación inicia en1541, cuando el fraile Antonio de Segovia logra la pacificación de los indígenas mediante la devoción a una imagen de la Inmaculada Concepción de María.

SANTUARIO DEL SANTO NIÑO DE ATOCHA

En el santuario de Plateros, de la comunidad de Fresnillo, Zacatecas, se venera una imagen del Niño Jesús conocida como el Santo Niño de Atocha.

Atocha es el nombre de un barrio en Madrid, España. El Santo Niño de Atocha, tal como se le venera en Zacatecas, aparece vestido de peregrino del Camino de Santiago —con sombrero, capa, sandalias, bastón con una alcuza para el agua, espigas de trigo en la mano izquierda, una canasta en la mano derecha,y una concha de vieira—, además de estar sentado en una silla.

Originalmente la imagen del Niño formaba parte de una imagen de Nuestra Señora de Atocha, que no se sabe cómo llegó a Plateros. El Niño Dios estaba colocado en los brazos dela Virgen; pero, con el paso del tiempo, comenzó a destacar la veneración particular a esta imagen del Niño Dios en lugar de a todo el conjunto.

Desde medidados del siglo XIX se han venido haciendo incontables ediciones de una Novena y Triduo dedicados al Milagrosísimo Niño de Atocha. Efectivamente, Jesucristo, a través de esta advocación suya, ha realizado muchos milagros, y en especial se le menciona como protector de los mineros.

Este santuario recibe cerca de 2 millones de devotos peregrinos al año.

EL CRISTO DE LA MONTAÑA, EN EL CERRO DEL CUBILETE

En el estado de Guanajuato, municipio de Silao, se ubica un santuario sobre el cerro de El Cubilete, dedicado a Jesucristo. El lugar se corona con una monumental estatua de Dios, Rey de Reyes y Señor de Señores, con los brazos abiertos.

La estatua tiene 20 metros de altura, y es la segunda, ya que la primera fue dinamitada por los enemigos del cristianismo en tiempos de la persecución religiosa liderada por Plutarco Elías Calles.

Al pie de la estatua hay actualmente una basílica con forma de globo terráqueo.

Este lugar es visitado anualmente por casi 2 millones de peregrinos, especialmente el 5 de enero y el primer domingo de octubre.

SANTUARIO DEL SEÑOR DE CHALMA

En Chalma, municipio de Ocuilán, en el Estado de México, hay una imagen de Jesucristo crucificado cuya presencia se remonta a 1537 y que fue clave para la conversión de los indígenas, pues gracias a ella los lugareños dejaron de realizar sacrificios humanos al dios Oxtotéotl.

El culto al Señor de Chalma inició, pues, en el siglo XVI, y ya ese mismo siglo los frailes misioneros hubieron de fundar un convento para poder atender a los numerosos peregrinos. En 1683 se construyó el edificio, y en 1721 éste fue recostruido. En 1830 quedó concluido el templo que hoy conocemos.

Cada año el santuario del Señor de Chalma atrae a casi 2 millones de peregrinos. La mayor afluencia de visitantes ocurre en 13 de las fechas más representativas del cristianismo, incluyendo 6 de enero, el Miércoles de Ceniza, la Semana Santa y Navidad, pues todas ellas atraen a gran número de visitantes.

SANTUARIO DE SANTO TORIBIO ROMO

Diseñado por fray Gabriel Chávez de la Mora, el santuario de Santo Toribio Romo se encuentra en la comunidad de Santa Ana de Guadalupe, en el municipio de Jalostotitlán, Jalisco.

Cada año este lugar atrae a un millón de peregrinos de todo México. Santo Toribio Romo fue un santo sacerdote cruelmente martirizado durante la persecución religiosa del gobierno de Plutarco Elías Calles, y en la actualidad los migrantes mexicanos lo han tomado como su santo patrono pues son muy numerosos los casos de estos viajeros quienes, en su intento por llegar a Estados Unidos cruzando el desierto, han hallado a un sacerdote que les ofrece una garrafa con agua, salvándoles la vida. Cuando estos migrantes ven más tarde el retrato de santo Toribio Romo, descubren que es exactamente el mismo cura con quien se toparon en el desierto.

La devoción a este santo ha crecido especialmente a partir del año 2000, tras de que fuera canonizado por Juan Pablo II.

BASÍLICA DE LA VIRGEN DEL ROSARIO DE TALPA

Se ubica en el pueblo de Talpa, Jalisco. El templo, construido en 1782, está dedicado a la Virgen del Rosario, y cuando más atrae peregrinos es en la Semana Santa.

La peregrinación clásica a esta basílica consiste en recorrer a pie 117 kilómetros cruzando la Sierra Madre Occidental.

Este recorrido es realizado cada año por decenas de miles de fieles.

SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE JUQUILA

En Santa Catarina Juquila, a la entrada de la Sierra Sur de Oaxaca, se venera a Nuestra Señora Inmaculada de Juquila.

Según una leyenda, la imagen de la Madre de Dios fue obsequiada por un religioso español a un campesino. Tras un incendio en el poblado, en el que lo único que sobrevivió fue la imagen, la gente comenzó a tenerle mucha devoción.

Se acostumbra peregrinar hasta el templo partiendo de un kilómetro de distancia, en el lugar conocido como El Pedimento, que es donde los fieles preparan sus peticiones de favores a la Virgen María. También le llevan diferentes ofrendas, que incluyen desde objetos de oro hasta otros confeccionados con barro y otros materiales de la región.

Su santuario es visitado por centenares de miles de peregrinos, especialmente el 8 de diciembre, día de la Purísima Concepción.

TEMA DE LA SEMANA: PEREGRINAR, ¿PARA QUÉ?

Publicado en la edición impresa de El Observador del 19 de enero de 2020 No.1280