Por Sergio Estrada

Los migrantes y los menores que han sufrido abuso son los temas principales

En su mensaje de año nuevo 2020, el pasado 14 de enero, los obispos de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) señalaron que tienen diversos retos que enfrentar con urgencia y responsabilidad, a través de la oración, por las situaciones que vive el país, además de informar sobre avances que marcan diferencia en la Iglesia.

Monseñor Rogelio Cabrera y Alfonso Miranda, presidente y secretario general del órgano colegiado, destacaron la emergencia migratoria en la que la Iglesia ha sido caritativa: «De los donativos que se hicieron en este rubro ya se ha entregado el 92 por ciento, principalmente en la demanda de la alimentación. En algunos albergues, debido a la saturación, se tuvieron que adquirir artículos de cocina. De los 32 proyectos ya se han realizado 24 y otros
están por concluir».

Protección a menores

Los prelados informaron que en el tema de protección a menores se han tenido avances en la construcción de comisiones ciudadanas, además de integrar a miembros de la Conferencia de Superiores Mayores de México (CIRM), con el objetivo de avanzar en las congregaciones religiosas en el asunto del abuso sexual a menores.

Casos de abuso sexual clericales

«En el clero diocesano se han tenido registrados 271 casos de abuso sexual, aunados a otros 155 procesos por otras faltas, con un total en 10 años de 426 sacerdotes que han sido investigados; 173 están en proceso, 253 han sido completados y 217 han sido omitidos del orden clerical. En este tema los obispos se pronunciaron a favor del levantamiento de la prescripción del delito de abuso sexual a su ampliación, siendo un tema que está en varias iniciativas de la ley a nivel federal y local», explicaron los obispos.

Remarcaron la labor del CEPROME, Centro de Protección al Menor, a nivel nacional e internacional para la prevención de abuso sexual. También lamentaron que el año anterior haya sido uno de los más violentos y, para esto, hay 272 centros que se dedican a atender a las víctimas de violencia, a través de atención a mujeres, consultorios psicológicos, atención a reclusos, centros de escucha a víctimas para buscar revertir la inercia destructiva de violencia y pobreza.

Libertad religiosa

Los jerarcas señalaron que para seguir colaborando en favor de la sociedad se necesita la actualización del marco jurídico, que rige los derechos fundamentales para toda sociedad democrática moderna que es la libertad religiosa, sosteniendo el principio histórico de separación entre la Iglesia y el Estado: «No se persiguen privilegios para ninguna asociación religiosa que sea protegida, por una eficaz tutela jurídica respetando los supremos deberes y derechos para desarrollar libremente la vida religiosa dentro de la sociedad».

Análisis

Al término del mensaje, el Presidente de la CEM, monseñor Rogelio Cabrera, emitió un análisis complementario de los temas que ocupan al órgano colegiado de la Iglesia: «En el tema de atención a víctimas de abuso sexual por parte de clérigos, subrayando que no basta atender jurídicamente los casos y castigar al culpable a través de procesos canónicos, debido a que las víctimas esperan mucho de estas situaciones, sino que debe haber reparación física, psicológica y espiritual a las víctimas y comunidad de fieles, porque las heridas nunca prescriben».

En referencia a los abusos, los procesos deben ser claros, inmediatos y expeditos, ya que por tardarse en hacer las denuncias resulta complicado seguir la investigación de los culpables que incurrieron en el delito. En este sentido, pidió a los padres de familia y/o tutores hacer la denuncia e incluso acompañar a las víctimas. «También se dará transparencia ante la sociedad y opinión pública siempre y cuando el derecho nos permita comunicar con respeto a todos los implicados».

«La CEM quiere atender la rehabilitación, para tratar física, espiritual y psicológicamente a las víctimas». La información para denuncias se encuentra en la página del arzobispado de Monterrey con correos electrónicos para atender cualquier caso.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 26 de enero de 2020 No.1281