Los padres necesitan modificar conductas de forma positiva, para lograr un cambio real en la educación y la vida cotidiana

Por Sergio Estrada

Se realizó la conferencia «Herramientas para la construcción de paz en las familias», a cargo del maestro Juan Luis Hernández Avendaño, del Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana (IMDOSOC), dirigida a hermanos, abuelos, tíos, etc., a todos aquellos miembros de la familia que tengan autoridad en ausencia de los padres.

En esta conferencia se puso en estudio el tema del papel de los padres de familia en la construcción de paz en nuestro país. El investigador se preguntó: «¿Qué ocurre en el modelo nuclear familiar? Papá, mamá e hijos, un modelo que ocupa un tercio de las familias en el país, o una familia mixta, compuesta por los tuyos, los míos y los nuestros; o una mujer que es padre y madre a la vez. El 30 por ciento de las familias mexicanas es llevada por una mujer que es padre-madre, además que cada vez va en aumento que los padres son madres».

Clases sociales

El investigador determinó que los padres son las figuras más presentes; sin embargo, en las familias de clase media o alta están ausentes, y está otro familiar a cargo de la educación de los hijos, y ante esto, es necesario saber qué prácticas hay dentro de las familias en cuanto a respeto, hábitos personales y sociales para la construcción de paz en el seno familiar.

Hoy en día los profesores necesitan trabajar con los padres, antes que con los hijos, pero esta reeducación resulta complicada por los tiempos y los comportamientos ya aprendidos que son difíciles de modificar.

Construcción de paz desde las familias

En la conferencia se afirma que es necesario trabajar con los proyectos de reeducación de los padres de familia desde las parroquias, escuelas, organizaciones sociales, el hogar y los vecindarios, trabajando a la vez con otros padres de familia para ir formando comunidades. Son indispensables estos trabajos debido a que los padres de familia son vitales para construir la paz en México.

«Desde las escuelas se ha encontrado tres tipos de padres de familia: los que toman a sus hijos y los dejan en las escuelas, los que tienen educación académica pero no saben educar a sus hijos, y los que se quieren brincar la autoridad educativa.

Herramientas

El maestro Juan Luis Hernández concluye que «no se va a conseguir la paz con prácticas de respeto mutuo, necesitamos bienestar social; clarificar el papel de los padres como autoridad; recuperar la educación, es decir, que nuestros hijos tengan la brújula; recuperar a los padres como educadores donde estemos, recordando que todos pertenecemos a una familia».

Publicado en la edición impresa de El Observador del 1 de marzo de 2020 No.1285