AMEN es una aplicación transformadora de vidas que pretende acercar a fieles hacia sacerdotes

y religiosos, y a su vez crear una novedosa forma de evangelización para acercarnos a Dios a través de la tecnología. El colombiano Ciro Duarte es el fundador, y conversó con El Observador.

Por Rubicela Muñiz

Ciro, cuéntanos un poco de ti, de tu papel en este proyecto, y cómo y dónde surgió.

▶ Soy colombiano, calasancio (de los escolapios) y javeriano. Ingeniero industrial de profesión, especializado en gestión y logística en Francia, con un MBA (Master en administración de empresas) en China. Trabajé durante algunos años en comercio internacional hasta que conocí el mundo digital. Durante toda mi vida y gracias a mi familia, he sido muy religioso y he intentado ayudar cada vez que puedo.

Trabajé con habitantes de la calle, hice un voluntariado social con los marianistas en Brasil, fui catequista; en fin, he tenido experiencias de vida muy bonitas que me han hecho aferrarme cada vez más a Jesús y a mamá María.

Actualmente soy casado, tengo dos hermosas hijas y vivimos en Lisboa, Portugal. Soy simplemente un laico más, comprometido con mi Iglesia. Voy diariamente a la Eucaristía y en los espacios libres me dedico a AMEN, una “app” 100% colombiana.

Estaba obstinado en hacer algo y comencé a hablar con mis amigos religiosos consagrados, lo combiné con mi experiencia de vida y fue allí donde surgió AMEN.

¿Qué es AMEN y qué ofrece?

▶ AMEN, es la primera herramienta digital en el mundo para contactar a diocesanos y religiosos católicos consagrados. Un espacio virtual de encuentro con diocesanos y religiosos católicos. Las personas envían mensajes, si desean, en modo anónimo; es rápido, confidencial, seguro y sin costo. AMEN es una “app” perfecta para pedir consejos, orientación, desahogarse, encomendarse, aclarar dudas, manifestar su vocación religiosa, etc. Funciona con geolocalización, lo que significa que el mensaje llega a la persona de vida consagrada que esté más cerca.

La llamamos “all in one app”, o una “app” todo en uno, porque queremos facilitar un “librito” en donde se encuentre todo, en donde las personas encuentren herramientas de apoyo para acercarse más a Dios o para permanecer aferradas a Él.

En este proyecto están involucrados muchos sacerdotes y religiosas. ¿Cómo se sienten con su participación? ¿Has podido recoger algunas impresiones?

▶ Hoy en día tenemos registrados en AMEN más de 700 personas de vida consagrada. Nos gustaría que haya más porque el objetivo es llegar a que las personas puedan contactar al padre o a la comunidad del barrio.

Hay unos más activos que otros, como es normal. La inmensa mayoría, por no decir todos, aprueban y se ponen felices de tener una herramienta innovadora como AMEN.

Claro, no todos la descargan porque no sienten esa vocación o tienen ya muchas ocupaciones, pero en general la aceptación es muy buena. Siempre les decimos que responder un mensaje en AMEN no demora más tiempo que responder un mensaje en cualquier otra “app”.

Hemos podido recoger decenas de mensajes como este de la hermana Aurora: “Buenas tardes, el Señor los bendiga abundantemente. Que el Espíritu Santo continúe fortaleciendo esta bella misión. Saludos. Hna. Aura Rosa”.

Los recursos que ofrecen son muchos, ¿pero cuál es la necesidad principal de los fieles en este confinamiento?

▶ Las personas evidentemente tienen un poco de intriga porque es difícil saber lo que sucederá, ni cuando acabará, ni de qué forma. Esto hace que muchas personas se dejen llevar por la angustia y los temores de un futuro incierto. Adicionalmente muchos están solos o lejos de su tierra o sus familias. AMEN es una muy buena opción, especialmente en este momento, para sentirse guiados, recibir consejos, aclarar dudas y no sentirse solos espiritualmente en esta cuarentena.

Debemos ser emocionalmente inteligentes, hacer un análisis lógico de la situación, y en casa mantener el equilibrio y la armonía. Las personas que oran controlan mejor sus emociones, son más relajadas y compasivas, reducen el estrés y la tensión. En todo esto AMEN aporta su grano de arena.

¿Una vez que pase la pandemia, la aplicación seguirá? ¿Cuáles son los planes?

▶ Claro, y con mayor fuerza. Hoy en día son más de sesenta mil descargas y más de cinco mil apoyos espirituales. Anteriormente las enseñanzas y las discusiones se realizaban en las plazas públicas, hoy en día se hacen en internet (un ambiente en donde las personas pasan cada vez más tiempo). Por eso la Iglesia y todos debemos estar ahí. Bienvenidas, para gloria de Dios, todas las herramientas digitales de evangelización posibles.

Estamos a punto de actualizarla incluyendo nuevas funcionalidades y volviéndola más interactiva. Muy pronto podremos incluir audios y videos. Queremos también apoyo para disponerla en otros idiomas.

CÓMO OBTENERLA

AMEN está disponible en los sistemas operativos Android y iOS, en español, en inglés, portugués, italiano y francés. Los objetivos de AMEN son dos: conversión y apoyo espiritual.

QUÉ HACER EN AMEN

  • Leer el Santo Evangelio del día.
  • El santo del día que celebramos.
  • Encontrar la iglesia más cercana.
  • Descubrir mensajes positivos, de reflexión, comentarios a las lecturas, información parroquial, entre muchas otras cosas más.

PARA SABER MÁS

  • Facebook: @amenappes
  • Instagram: app
  • Twitter: @amenapps
  • Website: amenapps.com

Publicado en la edición semanal digital de El Observador del 26 de abril de 2020 No.1294