El virólogo colombiano Jaime Castellanos, director del Instituto de Virología de la Universidad de El Bosque de Bogotá, calcula que esta pandemia se extenderá aproximadamente un año, hasta que casi todos los seres humanos tengan contacto con el nuevo virus y, sea que presenten síntomas de enfermedad o no, acaben generando anticuerpos.

Un año con el virus parece demasiado; y si a eso se suman los problemas económicos que ya están teniendo todos los países a causa de la cuarentena, significa que los efectos se extenderán mucho más allá de doce meses. ¿Qué hacer ante este panorama? Acciones solidarias. Ese debe ser el marco del renacimiento de la sociedad.

Aquí hay algunas acciones que se han implementado México o en otros países:

Cubrebocas para campamentos de refugiados

La señora Indumathi, una de las oficiales de un campo de refugiados sostenido por los jesuitas en el distrito de Kanyakumari, India, ha inspirado a las jóvenes de los campos de refugiados a hacer máscaras faciales. Juntas fabricaron más de mil cubrebocas para ser repartidos entre los internos del campamento.

Inspirados por esta acción, jóvenes de los cercanos campamentos de Kolivizhai y Pagode también hicieron uso de los Centros de Educación Complementaria de los jesuitas para preparar desinfectantes herbales con sal, extracto de neem y cúrcuma.

“Estaciones de Bondad”

A raíz del desabastecimiento de alimentos y la subida de precios a causa de la pandemia, Cáritas Filipinas echó a andar las “Estaciones de Bondad”, que son puntos de distribución de alimentos en las poblaciones, las cuales siguen las medidas de higiene y seguridad. Funcionan bajo los principios de “coge lo que necesites, deja para los demás, da lo que puedas”. Así, toda persona está en condiciones de apoyar, aunque sea con muy poco, y a la vez recibir ayuda alimentaria si lo requiere.

Atención psicológica

El Centro de Psicología Aplicada de la Facultad de Psicología de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador está ofreciendo atención y acompañamiento psicológico en situaciones de crisis debido a la cuarentena obligatoria. Son 48 personas, entre docentes, terapeutas y alumnos avanzados de psicología clínica quienes atienden gratuitamente vía telefónica y por el chat de Facebook: PsicoEscucha-PUCE, de lunes a domingo de las 8 de la mañana a las 10 de la noche.

Visores para Ecuador

También desde la Pontificia Universidad Católica del Ecuador se están produciendo visores que se donan a hospitales de aquel país, que tienen una demanda de miles de visores. Este trabajo solidario se realiza en conjunto entre Jubilous 3D y la Fundación Estratégica de Voluntariado Social, y han logrado fabricar cada visor con sólo 3 dólares cada uno; pero aquí es donde puede ayudar toda la sociedad civil donando dinero, ya sean 3 dólares, 15 o lo que pueda, a través de la página https://acolaborarsj.org

“Coronavirus Makers MX”

Es el nombre de una página web desarrollada por un grupo de emprendedores para que funcione como una central de ayuda de soluciones, a través de la cual se reciben y verifican las solicitudes de equipo médico que realizan instituciones, canalizan su producción a los fabricantes mexicanos más cercanos que cuenten con las capacidades para atenderlas, y a la vez les hacen llegar donativos para que tengan manera de comprar las materias primas. Finalmente, supervisan que los equipos lleguen a su destino.

“Coronavirus Makers Mx” apoya la producción de protectores faciales, cubrebocas de tela y “cajas aerosol” (para que el personal de hospitales pueda intubar a sus pacientes evitando el contacto con las mucosidades y limitando las posibilidades de contagio). También ha recibido proyectos para crear respiradores artificiales, despachadores de gel automatizados y termómetros digitales.

“Drones de México vs. Covid-19”

Así se llama la iniciativa impulsada por el empresario Luis Alfonso Escobedo, que reúne a personas que tienen y operan drones, que utilizan en tareas de desinfección, patrullaje e incluso transporte de medicinas o alimentos. También mediante los drones se llevan mensajes de invitación para que las personas permanezcan en casa.

Este proyecto ya suma a más de 200 voluntarios de 18 estados. Y este tipo de tecnología también se está utilizando en países como China, Italia y España a fin de realizar diversas tareas de manera rápida y sin que exista riesgo de contacto directo entre las personas.

Desde Puebla

Desde finales de marzo estudiantes del Instituto de Diseño e Innovación Tecnológica de la Universidad Iberoamericana de Puebla comenzaron a fabricar caretas de acetato para hacerlas llegar a hospitales de aquel estado, así como de Tlaxcala; pero tienen solicitudes desde el norte del país, de Morelos y del hospital de PEMEX en la capital del país.

El proyecto se realiza mediante un grupo de 15 a 20 voluntarios, que cada día fabrican hasta 15 mil de estos protectores faciales. La gente puede colaborar con donativos, para que ellos puedan seguir ayudando a salvar vidas con estas caretas.

TEMA DE LA SEMANA: ABRIR EL CORAZÓN AL OTRO

Publicado en la edición semanal digital de El Observador del 3 de mayo de 2020. No. 1295