Por Arturo Maximiliano García

La pandemia del COVID 19 nos habrá de dejar muchas enseñanzas, aún antes de salir de ella.

Una de éstas es que conservarse sano es una estrategia preventiva que puede, literalmente, salvarnos la vida, pero no sólo contra el coronavirus.

Una de las actividades que sin duda cambiarán una vez saliendo de esta etapa de epidemia, es la del ejercicio. Los gimnasios sin duda también cambiarán sus modelos de negocio y con ellos nosotros, los sitios y esquemas bajo los cuales practiquemosesta actividad.

¿Cuál es el mejor gimnasio, nos preguntamos? En igualdad de circunstancias de calidad, el mejor gimnasio será el que esté cerca de casa o del trabajo. Es importante que, a menos que de verdad sea una gran diferencia entre las instalaciones, aparatos y entrenadores, evites inscribirte en un gimnasio donde para llegar tengas que trasladarte a grandes distancias, generando costos considerables por la gasolina. Ahora los gimnasios diversificarán sus alternativas para socios, dándote la opción de clases por vía de las redes sociales, lo cual se ha consolidado en esta cuarentena: el ejercicio en casa como opción real y a veces conveniente.

Cuál es el costo real del gimnasio. Compara no sólo los costos de la mensualidad, sino la inscripción o membresía en caso de que la haya, así como otros adicionales.

Las clases. Pregunta si las clases que se imparten en el gimnasio son gratuitas para los socios o si tienen un costo extra, independientemente que estés inscrito en el gimnasio. Por supuesto, siempre será preferible el que las incluya gratuitamente. También deberás preguntar ahora si dan clases “online” y si tiene costo extra acceder.

Entrenadores. Si te interesa un entrenamiento supervisado por un profesional, pregunta si se te asigna una asesoría personal permanente sin costo, o si los entrenadores cobrarán aparte por entrenarte personalmente.

Mensualidades de acuerdo con el horario. Algunos gimnasios tienen distintas mensualidades dependiendo de los horarios y días en los que frecuentes ir. Pregunta sobre las opciones y quizá encuentres que los horarios en que puedes ir te abaratan las mensualidades.

Alternativas. Toma en cuenta que para hacer ejercicio no tienes que estar forzosamente en un gimnasio. Algunas de las alternativas son las clases “online” y volverán a ser los espacios deportivos públicos o la misma calle para caminar, correr o andar en bicicleta donde sea seguro hacerlo. Sin duda algunas clases gratuitas en youtube y otras redes serán competencia para los gimnasios, que deberán dar valor agregado a las suyas para competir y seguir siendo más atractiva la experiencia de estar formalmente en el “gym”, tanto presencial como “online”.

www.pesosycentavos.com.mx

Publicado en la edición semanal digital de El Observador del 7 de junio de 2020. No. 1300