Emigran de otras redes para llegar a los más jóvenes.

Redacción

La plataforma china Tik Tok, que ha ganado fama y suscriptores desde su aparición en el 2018, atrae a niños, adolescentes y jóvenes, y ahora también lo hace con sacerdotes, religiosas, frailes y jóvenes cristianos.

Hoy Tik Tok es la aplicación más descargada en el mundo con 800 millones de usuarios activos. Toma lo mejor de Instagram, Facebook y Twitter para captar a los más jóvenes, quienes se dan a la tarea de crear y compartir videos cortos, por lo general con la intención de divertir e ir formando un estilo. El objetivo es ver y ser visto, algo que no cambia mucho con respecto a otras redes sociales.

Como era de esperarse, y siendo un espacio libre, los cristianos también dieron el salto y ahora ya es toda una comunidad que registra millones de visualizaciones. Una búsqueda rápida por TikTok lo demuestra: 592 millones de visualizaciones del hashtag “Dios”, 117 millones de “Cristianos” y 60 millones de “Jesucristo”.

Tiktokers en acción

En México el sacerdote Gustavo Godínez (@godinezlc) es uno de los más buscados con 263 mil seguidores y 1.4 millones de likes y con apenas 20 videos colocados. Su contenido es divertido y con un mensaje religioso.

En Colombia están las hermanas Marta Moreno (@sor_selfie), de 34 años, y Lucía Álvarez, de 85, de la congregación Jesús María. Ambas han provocado sonrisas y aplausos con sus videos, entre los que destacan los de lip sync de algunos episodios de la Chona, así como su gafa challenge, que ha sido visto 330 mil veces.

La hermana Marta compartió a un medio salvadoreño que ella había decidido entrar a la plataforma porque “era una herramienta para mostrar a los jóvenes que la vida consagrada no es aburrida y que está deseosa de tener jóvenes que quieran seguir los pasos de Jesús en este estilo de vida”.

En tanto, la hermana Xiskya Valladares (@xiskya), religiosa de la congregación Pureza de María, radicada en España, y conocida por su ardua labor en las distintas redes sociales y medios digitales, tampoco ha quedado fuera de este escenario. Tiene un registro de 169 mil seguidores y 2.4 millones de likes en sus publicaciones, cifras que la dejaron sorprendida, pues en sólo 12 días registró 13 mil seguidores, mientras que en Instagram apenas ha rebasado los 9 mil, pero en un periodo de nueve años.

Para Xiskya “las redes no son ni buenas ni malas, sólo una herramienta más, pero que, bien empleadas, tienen una fuerza y un poder inimaginables”.

Esta nueva forma de acercar el mensaje de la Iglesia a los más jóvenes busca hacerlos pasar un rato agradable a través de la risa, al mismo tiempo que fortalecen la fe y se sienten cercanos a sus guías espirituales.

Publicado en la edición semanal digital de El Observador del 19 de julio de 2020. No. 1306