Las siguientes ideas podrían ayudar a los padres de familia con la nueva realidad escolar que están viviendo junto con sus hijos:

 Organización. La estancia obligatoria en casa puede producir la tentación en los niños y adolescentes de quedarse en cama hasta muy avanzado el día, tomar los alimentos a deshoras, y estudiar sin ningún tipo de orden.

Por eso es recomendable que los padres de familia establezcan rutinas y horarios de estudio en la casa, y que procuren que se cumplan.

 Área de estudio. Dentro de las posibilidades que se tengan en el hogar, hay que adaptar un lugar adecuado de la casa como el área de estudio; puede ser la mesa del comedor, pero es importante que el estudiante no tenga la sensación de caos a su alrededor, para que se pueda concentrar y que el estudio no esté rodeado de un ambiente adverso.

 Programar la TV. Si se sigue el tradicional sistema escolarizado, hay que considerar que en la nación mexicana la televisión abierta dará cobertura para 16 grados escolares, las 24 horas del día y los 7 días de la semana a través de cuatro televisoras: Televisa, Azteca, Imagen y Multimedios.

Lo más conveniente será reprogramar el televisor en la opción de “antena” para así poder captar todos los canales que darán clases a distancia, y que son:

  • 2 (Once Niños, del Instituto Politécnico Nacional)
  • 2 (Ingenio TV)
  • Canal 22 (de la Secretaría de Cultura)
  • 2 (De Televisa)
  • 3 (De TV Azteca)
  • 2 (De Milenio)
  • 1 (De Imagen Televisión)

 Clases en línea. Si los hijos están inscritos en un colegio particular, lo más probable es que reciban todas las clases, sean de primaria, secundaria o preparatoria, en horario completo, vía Zoom u otra plataforma similar, tal como si estuvieran físicamente en la escuela. Esto puede resultar extremadamente cansado, permaneciendo de 6 a 8 horas prácticamente sin moverse. Para compensar, los padres pueden procurar que sus hijos hagan cosas divertidas el resto del tiempo, con el mayor movimiento físico que les sea posible.

 Clases a domicilio. Si al paso de las semanas o meses los padres ven que sus hijos con cierta frecuencia ya no “entran” a clases, o que no se pueden concentrar; o, igualmente, si a los niños se les dificulta manejar solos el trabajo en la plataforma de internet, obligando con ello a los padres a estar prácticamente sentados a su lado durante todas las horas de clase para ayudarlos o explicarles, descuidando su propio trabajo en casa y empleo, se puede optar por contratar a un profesor particular que se encargue de dar las clases a domicilio dos o tres veces por semana. Hay grupos de maestros que se quedaron sin empleo porque sus escuelas cerraron a causa de la pandemia, pero que se están organizando de esta manera para ofrecer sus servicios.

Este sistema, con maestros particulares, es mucho más económico que seguir pagando colegiaturas, pero puede ser muy eficaz para que los chicos realmente sigan aprendiendo.

 Sistema abierto. Sin embargo, por quedar dados de baja del colegio al sustituir el pago de colegiaturas por el pago a maestros particulares, para que los hijos puedan recibir una certificación de lo que estudiaron y aprendieron tendrán que ser dados de alta en el sistema de educación abierta, en el programa 10-14 del INEA, que va certificando a los niños año por año en sus estudios de primaria y secundaria.

Hay que tener al menos 10 años cumplidos para inscribirse en la educación abierta, pero eso no impide que la educación comience desde edad preescolar.

Para el caso de la preparatoria, hay varias opciones para acreditarla en el sistema abierto, entre ellas:

Otra opción es presentar el examen del COLBACH, que se programa cuatro veces por año y evalúa siete áreas del conocimiento.

 Homeschooling. Tener maestros particulares —o que los propios papás enseñen a sus hijos—, estudiar en casa y darse de alta en el INEA ya implica una forma de homeschooling. Pero, para hacerlo más atractivo, divertido y efectivo, se recomienda a los padres de familia que se incorporen con sus hijos a un grupo o comunidad homeschooling ya existente en su localidad, o bien que inicien uno.

Los niños y adolescentes que estudian en el sistema de homeschooling suelen convertirse en adultos emprendedores porque su creatividad no fue limitada por patrones estandarizados.

Entre los personajes famosos que hicieron homeschooling figuran Albert Einstein, Mozart, J.R.R. Tolkien, C.S. Lewis, Monet, los Jonas Brothers y las hermanas Venus y Serena Williams.

TEMA DE LA SEMANA: DE REGRESO A CLASES: LA NUEVA REALIDAD DE LAS ESCUELAS

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 23 de agosto de 2020. No. 1311