Por Arturo Maximiliano García

Aunque a veces pensamos en ciertas palabras como parte de un dialecto que sólo los economistas y financieros entienden, la realidad es que a quienes más impactan estos números es a nosotros, los de a pie, que somos consumidores, arrendatarios, pequeños y micro empresarios, profesionistas e inversionistas menores.

Tanto el número de aumento en los precios, el tipo de cambio y los resultados en el mercado de valores deben ser datos que tengas presentes en la mente y en tus decisiones.

El 2020 fue un año tan complicado que para compararlo con otro peor tendríamos que ir al primer tercio del siglo pasado. Pero algunos indicadores podrían no estar tan en el hoyo como pensamos.

Inflación. Ésta estará dentro de los parámetros establecidos por el Banco de México a principios del 2020, siendo de cerca de 3.8%, lo que nos dice que el aumento general de precios de los productos que normalmente consumimos no se disparó y está controlado para bien de nosotros. Habrá algunos artículos que tengan comportamiento distinto, mucho más alto u otros que no hayan aumentado en nada su precio, pero el promedio de lo que más se consume estará debajo de 4%.

Ajustar nuestros precios. El dato inflacionario nos dice a los que vendemos servicios o productos que quizá debamos ajustar nuestros precios, ya que probablemente el costo de los insumos que necesitamos, para trabajar o producir, aumenten en ese porcentaje.

¿Rentas? Si estás rentando un local comercial, casa o departamento y tienes vencimiento de contrato, es probable que para renovarlo se ajuste tu renta a la alza en el porcentaje que oficialmente se determine de la inflación. Este dato lo publicará el INEGI en próximos días.

Tipo de cambio. El peso que llegó casi a los 24 por dólar en marzo, hoy se puede comprar debajo de los 20, lo que implica que se recuperó, sin que hayamos regresado a los 18.90 que podíamos encontrarlo a la venta en enero de 2020. Cuando el dólar baja es bueno para quienes tienen deuda en dólares, por ejemplo, o quienes tienen que comprar maquinaria o refacciones valuadas siempre en el billete verde, pero cuando se recupera el peso también puede tener un efecto negativo en los exportadores, ya que encarece su producto, así como también puede afectar a las familias que reciben remesas, ya que les llegan menos pesos cuando se fortalece nuestra moneda.

El salario mínimo 2021. De nueva cuenta la CONASAMI determinó, por mayoría, aumentar el salario mínimo a 141.7 pesos (antes 123.22) y 213.39 en la zona libre de la frontera norte (antes 185.56). Son números importantes para trabajadores que actualmente ganan el mínimo y para patrones que lo pagan. Es la tercera vez en lo que va de este sexenio que aumenta el salario mínimo, acumulando ya 51% en total entre 2019, 2020 y ahora este 2021.

Las bolsas. La Bolsa Mexicana de Valores arrancó el 2020 apenas arriba de los 44 mil puntos y es prácticamente como cierra, mientras que BIVA terminó el año como empezó, en cerca de 907 puntos. La bolsa es un indicador importante del sentimiento de los inversionistas y es también una manera como las empresas que cotizan en ella obtienen recursos. Quizá tu estés inconscientemente jugando en el mercado de valores, vía tu AFORE o algún fondo de inversión donde participas.

www.pesosycentavos.com.mx

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 17 de enero de 2021. No. 1332