“En los medios de comunicación escuchamos informaciones contradictorias sobre las vacunas y se habla de teorías conspirativas. ¿Qué debemos creer?”

A esta pregunta ha respondido la Comisión Vaticana Covid-19, presidida por el cardenal Peter Turkson en el kit de recursos sobre vacunación.

Ofrecemos por su interés la respuesta íntegra.

  • La pandemia del COVID-19 ha provocado una pandemia paralela de información engañosa e inventada. Los rumores, en forma de teorías conspirativas, entre ellos, sobre cómo se puede curar el virus y quién es el culpable de su propagación, están muy extendidos. Al igual que el virus, la desinformación puede propagarse rápidamente. Además, es perjudicial y complica los esfuerzos de respuesta a la pandemia del COVID-19.
  • Es importante seguir los consejos de fuentes confiables, entre ellas las autoridades locales de salud pública y los sitios web de organizaciones regionales e internacionales pertinentes, como el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades y la Organización Mundial de la Salud. Los particulares también pueden ayudar evitando compartir información no verificada que provenga de fuentes dudosas.
  • Tal como nos lo recuerda el Santo Padre, “la agresión social ha encontrado un espacio de propagación sin precedentes a través de los computadores y los dispositivos móviles”, lo que “ha dado rienda suelta a las ideologías”, bloqueando “el tipo de reflexión serena que podría llevarnos a una sabiduría compartida” e impidiéndonos penetrar “en el corazón de las cosas y reconocer lo que es esencial para dar sentido a nuestras vidas” (Fratelli Tutti, 44-45; 50). Sin embargo, podemos juntos “buscar la verdad en el diálogo”, a través del “proceso de construcción de la fraternidad, ya sea local o universal… mediante espíritus libres y dispuestos al encuentro auténtico” (ibíd. 50).

Imagen por: Kev Costello (Unsplash)