En un mensaje para la presentación de su libro “Soñemos juntos”, el Papa Francisco condenó los gobiernos populistas a los que calificó como “paternalistas políticos”.

La verdadera democracia –la que se inspira en la dignidad de todas las personas—exige una “política de fraternidad, arraigada en la vida del pueblo”, según el Papa Francisco.

En su mensaje, el pontífice argentino fue muy claro: ”Los populismos más bien siguen como inspiración, consciente o inconsciente, otro lema: ‘Todo para el pueblo, nada con el pueblo’; paternalismo político”.

Dicho de otra forma: los populismos engañan al pueblo haciéndole creer que es parte de las decisiones del poder, pero, en realidad, es una pantalla para ganarse su voluntad y triunfar en las elecciones.

Una “política de fraternidad” es aquella que “trata de encontrar mecanismos para garantizar a todas las personas una vida digna de llamarse humana”. En los populismos, el pueblo “no es protagonista de su destino, sino que termina siendo deudor de una ideología”.