Este 06 de junio es necesario votar por las personas y no por los partidos o las marcas que amparan a los candidatos a los puestos de elección popular.

La participación democrática significa que cada uno de nosotros tenga conciencia que las personas que elijamos para gobernar o para legislar serán quienes definirán el futuro de nuestras familias.

Esto no es un asunto menor: gobernadores, presidentes municipales, diputados locales y federales, serán los que los próximos tres o seis años habrán o de consolidar la democracia o de perder lo que hemos ganado como país.

Las personas elegidas en las urnas tienen la obligación de generar los equilibrios necesarios en el ejercicio del poder que permitan avanzar hacia la unidad de los mexicanos, como lo pide el Corazón de la morenita del Tepeyac.