Heather Barwick, una estadounidense y madre de familia, escribió su testimonio acerca de la importancia de la figura paterna. Aquí lo resumimos:

“Mi madre me crió con su pareja del mismo sexo durante los 80´s y 90´s. Ella y mi padre estuvieron casados por poco tiempo. Ella lo abandonó cuando yo tenía 2 o 3 años. Mi padre no era un gran tipo y, luego de que mi madre lo dejó, él ya no se molestó en volver.

“La ausencia de mi padre creó un gran vacío en mí y yo sufría todos los días por tener un papá. Amaba a la pareja de mi madre pero ninguna madre podía reemplazar al padre que perdí.

“Crecí rodeada de mujeres que decían que no necesitaban o querían a un hombre. Aun siendo una niña pequeña yo quería desesperadamente tener un papá. Es algo extraño y confuso caminar con este terrible dolor por no tener un padre, un hombre, en una comunidad que decía que los hombres eran innecesarios. Hubo momentos en los que me sentía muy enojada con mi papá por no estar allí para mí, y momentos donde me enojaba conmigo misma por siquiera querer un padre. Aún hay partes de mí que sufren por esa ausencia.

“Cuando se redefine el matrimonio también se hace con la paternidad. Se promueve y normaliza una estructura familiar que necesariamente nos niega algo precioso y fundamental. Nos niega algo que necesitamos, y nos dice que nosotros estaremos bien. Pero nosotros no estamos bien. Nosotros estamos sufriendo.

“No sólo es mi caso. Hay muchos de nosotros. Muchos de nosotros tenemos tanto miedo de hablar y contarles a ustedes sobre nuestras heridas y nuestro dolor, pero por alguna razón sentimos que ustedes no nos están escuchando. Que ustedes no quieren escuchar”.

TEMA DE LA SEMANA: «ANATOMÍA DEL PADRE AUSENTE»

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 20 de junio de 2021 No. 135