Por Sergio Estrada

En su viaje por México, el secretario de Estado del Vaticano, Mons. Pietro Parolín presidió la ordenación episcopal del nuevo nuncio para Papua Nueva Guinea, Mons. Fermín Sosa, en Mérida Yucatán. Dentro de sus actividades presidió la Santa Misa en la Basílica de Guadalupe el 20 de junio acompañado del presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Mons. Rogelio Cabrera, así como con obispos, sacerdotes, miembros de la vida consagrada y fieles en general.

En su mensaje de bienvenida al santuario mariano, el cardenal Carlos Aguiar Retes, arzobispo de México, expresó su beneplácito por la llegada del visitante y resaltó el lugar donde nuestra Madre Santísima de Guadalupe quiso mostrarse como la evangelizadora de la inculturación del Evangelio, para los pueblos originarios de América Latina.

MENSAJE MARIANO

En su homilía, Monseñor Parolín, calificó a la Basílica de Guadalupe como el “Corazón espiritual de México”, arrodillándose ante la imagen de Santa María de Guadalupe, verdadera Madre de Dios por quien se vive con fe y amor: “En este lugar donde la Virgen María ha querido permanecer para manifestarse y mostrarse como la madre espiritual de todos, sus palabras son como verdadero bálsamo para todo corazón: No estoy yo aquí que soy tu madre, que nada de asuste y te aflija no se turbe tu corazón, No estoy aquí que soy tu madre”.

RIESGOS DE LA JUVENTUD Y PERSONAS MAYORES

El Santuario de Dios es la vida de sus hijos de todas las condiciones, pero especialmente de los jóvenes expuestos a situaciones riesgosas, de todos aquellos que salen a nuestros caminos sobre todo los rostros sufrientes como los migrantes, los excluidos, los que están en las drogas, los que no tienen oportunidades, los niños abandonados en las calles, subrayó el cardenal Parolín.

“La nueva realidad de la pandemia nos ha hecho sentir la fragilidad humana, paralizando nuestras actividades, afectando nuestra salud, llenando de luto a las familias ante la aparente ausencia de Dios”, ante esta situación, el representante del Vaticano subrayó que la Iglesia ha tratado de estar cerca, de acompañar, orar e interceder por tantas personas heridas no solo en su cuerpo, sino en su espíritu.

En su mensaje, el Cardenal italiano aseguró que el Señor nos ha hecho sentir su presencia a través de la generosidad y servicio de tantas personas buenas que nos han asistido física y espiritualmente y, que nos han sabido compartir y nos han acompañado con su consuelo: “El Señor nos está levantando para construir juntos nuestras comunidades y el mundo entero. Hoy ante la imagen de la Virgen, Emperatriz de las américas, se contempla la barca sacudida por los vientos y las olas en la situación de México, y los países latinoamericanos, como la desigualdad social, la pobreza, la violencia, las diferencias por causas políticas, sociales y hasta religiosas ante un México que tiene necesidad de reconciliarse”.

“Un México que sepa mirar su historia para no olvidar la riqueza de sus raíces y la herencia de los valores que ha forjado su identidad a lo largo de miles de generaciones y, que como creyentes se reconoce el encuentro con Cristo que ha sido el don más trascendente para los pueblos y culturas de México”, señalo el representante de la Santa Sede.

Para saber más

» El Papa Francisco nombró el pasado 31 de marzo a monseñor Fermín Emilio Sosa Rodríguez nuncio apostólico en Papúa Nueva Guinea.

» Hasta esa fecha Monseñor Fermín se desempeñaba como consejero de la nunciatura en ese país, ubicado entre el sudeste de Asia y el oeste de Oceanía, en el límite occidental del océano Pacífico, al este de Indonesia.

» El Santo Padre elevó la sede titular de Viruno, y le concedió la dignidad de arzobispo a monseñor Sosa Rodríguez, originario de Izamal, Yucatán.

» Era su deseo del nuevo nuncio ser ordenado obispo en Izamal y a los pies de la Patrona de Yucatán.

» El 19 de junio fue ordenado obispo en el convento de San Antonio de Padua en Izamal.

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 27 de junio de 2021 No. 1355