Las personas y grupos que se resisten a la vacunación necesitan dejarse educar por el Pastor Universal de la Iglesia, así como por los Pastores que en comunión con él trabajan por la salvación integral de las personas.

Refugiarse unilateralmente en la libertad de la conciencia debe completarse con la íntegra doctrina de la Iglesia que implica educar la conciencia recta para que libremente se opte por la corresponsabilidad y el amor en esta delicada emergencia.

¡Escuchemos al Papa Francisco con atención!