El día 5 de septiembre tiene lugar la festividad litúrgica de la santa madre Teresa de Calcuta, fundadora de la Congregación de las Misioneras de la Caridad. Nacida en Macedonia el 26 de agosto de 1910, falleció el 5 de septiembre de 1997 dejado muy crecida y extendida su obra.

Primero fue religiosa de las Hermanas de Loreto, que la destinaron a la India, donde llegó a ser directora de un colegio. Pero fue hasta 1948, veinte años después de haber ingresado a la vida consagrada, cuando ella empezó a trabajar entre los pobres de la ciudad india de Calcuta, respondiendo así a un nuevo llamado que Jesucristo le estaba haciendo.

Su primera labor fue reunir a un grupo de niños para enseñarlos a leer y escribir. Luego 4 muchachas adineradas que habían sido sus alumnas en el colegio se quisieron unir al trabajo de la madre Teresa. Ella había aprendió nociones básicas de enfermería, y comenzó a pedir donaciones de medicinas para los pobres; también solicitó a todos que no tiraran las sobras de comida sino que se las dieran, y entonces iban ella y las hermanas a recogerlas, y de este modo daban de comer a los hambrientos.

En 1952 inauguró el primer hogar para moribundos en Calcuta, y en 1955 el primer hogar para niños huérfanos o abandonados. Luego un establecimiento para leprosos, y uno más para rehabilitación.

En la década de 1960 ya había establecido una gran cantidad de hospicios, orfanatos y casas de leprosos en toda la India.

En total la madre Teresa de Calcuta alcanzó a fundar a 517 misiones de acogida para los pobres y enfermos en más de cien países.

Sus fundaciones también incluyen escuelas, comedores populares, así como casas para mujeres embarazadas, para ex prostitutas, para enfermos de SIDA, para enfermos mentales y para ancianos.

El 1950 el Vaticano dio reconocimiento oficial a la congregación de las Misioneras de la Caridad. Después la madre Teresa fundó la congregación de los Hermanos Misioneros de Caridad (1963), la rama contemplativa de las Hermanas (1976), los Hermanos Contemplativos (1979), y los Padres Misioneros de la Caridad (1984).

Actualmente la congregación de las Misioneras de la Caridad cuenta con más de 5 mil 160 monjas, distribuidas en 139 países. Ellas, además de los votos de pobreza, castidad y obediencia, agregan un cuarto voto establecido por la madre Teresa: el servicio a los más pobres de entre los pobres.

Contaba la madre Teresa de Calcuta que, inicialmente, en su congregación tenían media hora de adoración ante Jesús Sacramentado una vez al mes. En un congreso decidieron pasar a una hora diaria, y. a partir de entonces, mejoró la alegría, así como la atención de los enfermos; por si fuera poco, se duplicó el número de aspirantes para ingresar a la congregación.

En una ocasión un periodista le preguntó a la madre Teresa de Calcuta: “¿Qué es lo más importante, a su juicio, en la formación de las monjas?”. Ella respondió sin dudar: “Lo más importante es que tengan un amor hondo, personal, al Santísimo Sacramento, de tal forma que encuentren a Jesús en la Eucaristía. Así podrán encontrarlo también en el prójimo y servirlo en los pobres”.

TEMA DE LA SEMANA: A 24 AÑOS DE SU MUERTE, ¿SIGUE VIVA SU LLAMA?

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 5 de septiembre de 2021 No. 1365