Aunque son millones de personas las que admiran la labor que hizo la madre Teresa de Calcuta, también hay un número significativo de detractores; es que no es una santa que pueda dejar indiferente a nadie.

Entre los que más la atacan figuran los “progres” y los marxistas, quienes por décadas han hablado en favor de los pobres pero sin hacer absolutamente nada por ellos, mientras que esta diminuta monja puso manos a la obra.

Aquí hay algunas palabras de la madre Teresa de Calcuta, que permiten conocerla mucho mejor:

  • “De sangre soy albanesa. De ciudadanía, India. En lo referente a la fe, soy una monja católica. Por mi vocación, pertenezco al mundo. En lo que se refiere a mi corazón, pertenezco totalmente al Corazón de Jesús”.
  • “Jesús es mi Dios, Jesús es mi Esposo, Jesús es mi Vida, Jesús es mi único Amor, Jesús es todo mi ser, Jesús es mi todo”.
  • “Para mí, las naciones que han legalizado el aborto son las más pobres”.
  • “El mayor destructor de la paz hoy en día es el aborto”.
  • “Si conocen a alguien que no quiere al niño, que le tiene miedo al niño, díganle que me lo dé a mí”.
  • “Si aceptamos que una madre pueda matar a su propio hijo, ¿cómo podremos decir a otros que no se maten?”.
  • “Todo país que acepta el aborto es porque su gente no ha aprendido a amar, sino que recurre a la violencia para obtener lo que quiere”.
  • “Yo no le daría un bebé de una de mis casas en adopción a una pareja que usa anticonceptivos. Los que usan anticonceptivos no comprenden el amor”.
  • “El silencio respecto a la pureza es un silencio impuro”.
  • “Yo no puedo darme el lujo de la política, una sola vez me detuve cinco minutos a escuchar un político, y en esos cinco minutos se me murió un viejecito en Calcuta.
  • “Si hablas tanto frente a niños que tienen hambre en lugar de alimentarlos, se van a morir de hambre. Las palabras sólo tienen sentido cuando son un eco de las acciones”.
  • “¿Acaso tratan ustedes a los pobres como basurero, dándoles aquello que ya no pueden ustedes usar o comer? Como esto no puedo ya comérmelo, se lo voy a dar al pobre”.
  • Le preguntó un periodista estadounidense en una rueda de prensa: “¿No ha considerado que la obra que usted realiza es lo contrario a la caridad, puesto que genera dependencia y con mucha frecuencia puede suscitar la indolencia? ¿No considera que es mejor enseñar a pescar a las personas en lugar de ofrecerles el pescado que ellos no han sacado de la mar?”. La madre Teresa le contestó: “Las personas que yo ayudo no se valen por sí mismas, no se pueden parar. No pueden sostener la caña. Yo les daré el alimento y después se los enviaré a usted para que usted les enseñe a pescar”.
  • “La gente como tú hace preguntas en lugar de ayudar. Si en este lugar se ocuparan de estos inocentes, si los alimentaran y los bañaran; si les dieran su tiempo, yo no tendría que viajar tan lejos. Y ahora te pregunto yo a ti: ¿por qué tú no lo haces?”.

TEMA DE LA SEMANA: A 24 AÑOS DE SU MUERTE, ¿SIGUE VIVA SU LLAMA?

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 5 de septiembre de 2021 No. 1365