Personas que tuvieron la oportunidad de encontrarse de manera personal con la madre Teresa de Calcuta, o bien otros que llegaron a conocerla a través de su obra, hablan de lo que experimentaron o de lo que significa el testimonio de esta servidora de los más pobres entre los pobres:

  • “Fue en el moridero de la Casa del Corazón Puro, el hogar donde recogía a los moribundos de las aceras de Calcuta donde conocí a la madre Teresa. Estaba limpiando las llagas de un hombre todavía joven, tan delgado que parecía un muerto viviente. Le hablaba suavemente en bengalí. Nunca olvidaré la mirada de ese desgraciado. Su sufrimiento se tornaba poco a poco en sorpresa, luego en paz, la paz de alguien que de pronto se siente amado”. DOMINIQUE LAPIERRE, escritor francés.
  • “El día que entré en la congregación ella estaba en Essen esperándonos. Ingresamos dos chicas y nuestras madres vinieron con nosotras. La madre Teresa se reunió con ellas y les dijo: ‘Gracias por entregar a sus hijas a Jesús’. Recuerdo que cuando se marcharon, comenzó a preparar nuestra habitación con mucha energía, movió muebles, nos hizo las camas… Tal y como sólo haría una madre”. MADRE MARY PERMA, actual superiora general de las Misioneras de la Caridad.
  • “Cuando era novicia en Roma, yo tenía un problema en la piel que era bastante evidente, sobre todo, en mi cara. Cada vez que me encontraba con la madre Teresa, ella me acariciaba el rostro y me preguntaba si estaba en tratamiento para solucionarlo. Yo era una simple novicia, pero demostraba conmigo una enorme atención y ternura”. HERMANA THERESE MAGDALA.
  • “Quería ser una madre y que nos sintiéramos sus hijos. Por eso era ella misma la que nos servía el café. Traía las tazas y nos preguntaba si queríamos alguna galleta. Yo a veces pensaba: ‘Es la famosa madre Teresa ¡y nos está sirviendo!’”. P. BRIAN KOLODIEJCHUK,

postulador de la causa de canonización.

  • “La madre Teresa decía que ponía en el bolsillo de sus pobres un mensaje, para que san Pedro los reconociera. Sólo a los niños moribundos y sin padres los bautizaba. A todos los varones los llamaba Juan Pablo, y antes de ese Papa los llamaba Pablo, como Pablo VI”. CARD. PIO LAGUI.
  • “Se puede decir que la madre Teresa era una reina, una reina de la caridad”. OSCAR LUIGI SCALFARO, como presidente de Italia.
  • “La madre Teresa vivió con los hechos lo que predicaba con las palabras, convirtiéndose en un ejemplo excepcional de coherencia y de fe. Puede ser que, si se analiza superficialmente la situación de hoy, se puedan encontrar tendencias que están en abierto contraste con los valores de la defensa de la vida y de la dignidad de la persona, que la madre Teresa proclamaba diariamente. Pero en el fondo, cada uno se siente interpelado por lo mejor que tiene en su interior, y la pequeña religiosa de Calcuta demostró con su existencia que esta posibilidad existe siempre y para todos”. MARY ANN GLENDON, catedrática de la Universidad de Harvard.
  • “Yo no conocí a mi verdadera madre. La Madre Teresa se convirtió en mi madre cuando me recogió. Los niños estaban pendientes siempre de su llegada y corrían a abrazarla porque ella les traía regalos”. MARGARET ROSARIO.
  • “La madre Teresa nunca intentó impresionarnos con milagros. Pero siempre estuvimos impresionados por la manera como nos cuidaba”. VIRESHWAR CHATTERJES, anciano tuberculoso.
  • “Toda la vida de esta gran mujer fue la brillante encarnación de servicio a grandes ideales humanos de bondad, compasión, generosidad y fe”. BORIS YELTSIN, como presidente de Rusia.
  • “La Madre Teresa dio de comer al hambriento, refugio a las personas sin hogar, educación de los más necesitados. Ella representa lo mejor de cada uno de nosotros”. DONALD TRUMP, como presidente de EUA.

TEMA DE LA SEMANA: A 24 AÑOS DE SU MUERTE, ¿SIGUE VIVA SU LLAMA?

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 5 de septiembre de 2021 No. 1365