Por Sergio Estrada

Así como la Cuaresma es el tiempo de preparación para la Semana Santa: sufrimiento, muerte y Resurrección de Jesucristo en la Cruz, así también el Adviento es el tiempo de preparación espiritual para la Navidad (Nacimiento del Niño Dios), este domingo 28 de noviembre comienza este periodo de adviento y termina el 24 de diciembre.

El término Adviento viene del Latín “adventus” que significa venida, llegada, siendo el primer periodo del año litúrgico cristiano y, consiste en el tiempo de preparación espiritual para la celebración del nacimiento de Cristo. Son los cuatro domingos anteriores a la Navidad y forma una unidad con la Epifanía.

Teología del Adviento

El sentido de este periodo de tiempo es avivar en los creyentes la espera del Señor donde se puede hablar de dos periodos del Adviento: el primero es el marcado carácter escatológico viendo la venida del Señor al final de los tiempos. Y el segundo parte en la llamada “Semana Santa de la Navidad” donde se prepara la venida de Jesucristo.

Los dos tiempos de preparación

Los dos tiempos más importantes que se celebran en la Iglesia son la Pascua, en la que se celebra la Resurrección y, la Navidad en que se celebra el nacimiento de Jesús. Con el paso de los años se fue instituyendo un tiempo de preparación para cada una de estas fechas. Siendo el tiempo de preparación a la Navidad el Adviento desde el siglo VI.

La Palabra Adviento significa venida o preparación, y los paganos la empleaban para referirse a los preparativos que se realizaban cuando alguna persona muy importante visitaría una ciudad, como el gobernador o el emperador.

En el adviento estamos llamados a profundizar en el misterio de nuestra salvación, el cual se inicia con el nacimiento de Cristo. Es un tiempo propicio para la oración en familia. Es tiempo de crecer en solidaridad y en el compartir, al recordar que Jesús, siendo Dios, se hizo como uno de nosotros pobre para que nosotros nos hiciéramos ricos.

Este periodo de tiempo nos invita a estar prevenidos para el día del nacimiento de Jesús y para el día que nos encontremos con Jesús Juez, También el Adviento es el tiempo litúrgico en el que la Iglesia nos recuerda de una manera especial que el Señor volverá con gran poder y majestad y que tenemos que estar atentos para recibirlo. Trabajemos para que Cristo nos encuentre preparados en su retorno.

Imagen de TizzleBDizzle en Pixabay