Exhortando a la responsabilidad y al cuidado de los demás en la pandemia de COVID-19, y animandoa la vacunación junto con las medidas sanitarias necesarias, el Cardenal Jean-Claude Hollerich y el Reverendo Christian Krieger, hicieron un llamamiento conjunto en Europa

“Manifestemos el amor de Cristo mostrando responsabilidad y cuidado por todos. Mientras la pandemia de COVID-19 continúa por segundo año consecutivo, las Iglesias europeas animan a todos a observar las medidas sanitarias necesarias y a vacunarse”. Así se lee en el llamamiento conjunto firmado por el Cardenal Jean-Claude Hollerich, presidente de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea (COMECE), y por el Reverendo Christian Krieger, presidente de la Conferencia de las Iglesias Europeas (CEC) en su llamamiento a la población que vive en el viejo continente.

Las infecciones por COVID-19 siguen aumentando en Europa

En el documento se lee que, según los últimos informes, “las infecciones por COVID-19 siguen aumentando en Europa, mientras que los médicos y paramédicos están agotados y los hospitales se enfrentan al riesgo de un colapso inminente”. Y se explica que los diferentes porcentajes de personas vacunadas en Europa dan una clara indicación de las causas de esta dramática situación.

En varios Estados miembros de la UE, el número de personas que se han sometido a una vacunación completa sigue siendo, lamentablemente, muy inferior al umbral necesario para frenar la propagación del virus, a pesar de que las vacunas están disponibles.

Responsabilidad y justicia social

Explican asimismo que, tras haber escuchado a los expertos, creen “que la vacunación es actualmente la forma más eficaz de luchar contra la pandemia y salvar vidas”. Y reafirman que la vacunación ofrece protección no sólo a ellos mismos, “sino también a nuestros hermanos y hermanas, en particular a los más frágiles de entre nosotros. Es, por tanto, un acto de amor y cuidado y también de responsabilidad y justicia social”.

Necesidad de cohesión, unidad y solidaridad

Reconocen, además, “que la decisión de vacunar puede no ser fácil y que puede haber muchas razones para dudar”. Sin embargo, animan “a que aclaren sus dudas y tomen una decisión bien informada después de buscar el asesoramiento profesional de autoridades y expertos competentes”.

Y recuerdan que “estamos asistiendo a la difusión de información falsa y de afirmaciones infundadas en nuestras sociedades sobre la vacunación, explotando la pandemia y provocando miedo y polarización en un momento en que nuestras sociedades necesitan cohesión, unidad y solidaridad”. Por esta razón, escriben:

“Hacemos un firme llamamiento a todos los que tienen responsabilidades en la sociedad, incluidos los representantes políticos y los comunicadores, así como los miembros de nuestras Iglesias, para que contrarresten cualquier intento de desinformación”.

Vacunas para todos

También hacen “un llamamiento a toda la sociedad civil para que conciencie y anime a los ciudadanos a tomar medidas responsables para protegerse a sí mismos y a los demás, especialmente a aquellos que no pueden ser vacunados por razones de salud u otras”. Y reiteran su llamamiento a la Unión Europea y a sus Estados miembros “para que cumplan sus compromisos de reparto de vacunas e intensifiquen sus esfuerzos globales para garantizar un acceso equitativo” a las dosis “para todos, incluso en las regiones con sistemas sanitarios más débiles”.

Fuente: Vatican News

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 26 de diciembre de 2021 No. 1381