El Papa Francisco ha exhortado a promover la «cultura del encuentro» e impulsar la reconciliación entre los cristianos y la reconciliación en el mundo, así como la colaboración mutua ante los crecientes desafíos sociales y religiosos. Así lo dijo en el encuentro que sostuvo con el  Catholicos de la Iglesia Ortodoxa siro-malankar, de la India, Su Santidad Moran Baselios Marthoma Paulose II, y una Delegación de esta Iglesia, este 5 de septiembre.

Su Santidad dijo que «la fraternidad apostólica, que unía a los primeros discípulos en su servicio al Evangelio, sigue uniendo aún hoy a nuestras Iglesias, por encima de las tristes divisiones surgidas en el cuso de la historia y que, gracias a Dios estamos intentando superar, obedeciendo a la voluntad de nuestro mismo Señor».

El Santo Padre Francisco recordó la gran importancia de los encuentros mantenidos por el Beato Papa Juan Pablo II y el Catholicos Moran Mar Baselios Marthoma Mathews I, en 1983, en Roma, y, en 1986, en Kottayam, India; y reiteró el compromiso ecuménico de la Iglesia católica, asumido en el Concilio Vaticano II: «He querido recordar algunas etapas de estos treinta años de progresivo acercamiento entre nosotros porque pienso que en el camino ecuménico es importante mirar con confianza a los pasos cumplidos, superando prejuicios y cerrazones, que forman parte de esa «cultura del desencuentro», que es fuente de división, para dejar espacio a la «cultura del encuentro», que nos educa a la comprensión recíproca y a obrar en favor de la unidad».

El Pontífice se refirió a la confesión de fe que hace, en los evangelios, el Apóstol Tomás: «¡Señor mío y Dios mío!» (Jn 20,28), que proclama la divinidad de Cristo y su señoría en nuestra vida. «Es precisamente en esta fe, que hoy nos encontramos. Es esta fe la que nos une, aunque aún no podemos compartir la mesa eucarística. Y es esta fe la que nos impulsa a proseguir e intensificar el compromiso ecuménico, el encuentro y el diálogo hacia la comunión plena», indicó.

El camino de la comunión

Se considera que la Iglesia ortodoxa siro-malankar nació con el testimonio hasta el martirio, que dio el Apóstol Tomás del Señor Jesús. En el camino de comunión, en 1986 se estableció la Comisión Mixta Internacional para el Diálogo entre la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa siro-malankar. Uno de cuyos grandes resultados fue la Declaración cristológica común, firmada en 1990 por Juan Pablo II y el Catholicos Moran Mar Baselios Marthoma Mathews I.

La Iglesia Ortodoxa malankar se divide en dos: la Iglesia siro-Ortodoxa malankar, en plena comunión con el Patriarca siro-ortodoxo de Antioquía; y la Iglesia Ortodoxa siro-malankar, que encabeza Su Santidad Moran Baselios Marthoma Paulose II, Iglesia ortodoxa autónoma. En la actualidad esta Iglesia cuenta con unos dos millones y medio de miembros en 30 diócesis, con 33 obispos y más de 1.700 sacerdotes.