Por Gilberto Hernández García |

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, de Chiapas ha sido galardonado por el Gobierno de Francia por  su trabajo de apoyo a las personas víctimas de desplazamiento forzado en ese estado del sureste mexicano.

La Embajada de Francia en México hizo entrega de una Mención Especial del Premio de Derechos Humanos de la República Francesa “Libertad, Igualdad, Fraternidad” 2013 al centro del que es Presidente del Consejo Directivo el obispo Raúl Vera López, este domingo 26 de enero en San Cristóbal de Las Casas.

El premio tiene como objetivo rendir homenaje a acciones y proyectos de individuos, de instituciones de la sociedad civil o de ONG, a través del mundo, en el ámbito de la promoción y la protección de los Derechos Humanos, en el espíritu de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y de la Conferencia Mundial sobre Derechos Humanos.

Desplazados, drama actual

En la convocatoria para designar a los ganadores del premio se destaca que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) estima que en el mundo hay casi 30 millones de personas desplazadas, y que las causas de carácter político, económico o ambiental de estos desplazamientos suelen afectar a las poblaciones más pobres.

En la entrega del reconocimiento al Frayba, la representación del Gobierno francés  recordó que los desplazados internos «conservan todos sus derechos, entre ellos el de protección en virtud del derecho internacional, los DH y los principios del derecho internacional humanitario; no obstante, durante su desplazamiento forzado, las personas suelen ser expulsadas de sus hogares y privadas de la seguridad, la vivienda, la alimentación, los medios de subsistencia y el apoyo de su comunidad.

Inspiración cristiana

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba) es una Organización Civil sin fines de lucro, independiente de cualquier gobierno o ideología política o credo religioso. Fundada en 1989 por iniciativa de Samuel Ruiz García, obispo de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, el Frayba tiene una inspiración cristiana y ecuménica.

Trabaja por la defensa y promoción de los Derechos Humanos, especialmente de los Pueblos y comunidades indígenas en el estado de Chiapas, México.