El obispo de Ciudad Victoria, en el estado mexicano de Tamaulipas,  Monseñor Antonio González Sánchez, ha denunciado que está claro para todos que las autoridades de justicia pretenden archivar las investigaciones sobre los cientos de desaparecidos por la violencia y la inseguridad que hay en Tamaulipas.

González Sanchez se ha expresado de este modo tras ser interpelado en relación con la intención de la Procuraduría  General de Justicia del Estado de iniciar un procedimiento para declarar “legalmente muertas” a las más de 390 personas que, según esta oficina, están registradas como desaparecidas, para que sus familiares puedan disponer de sus bienes legalmente.

“Para mi todo esto es un poquito raro – ha dicho el obispo-. Si creen que es lo mejor para todos, yo no tengo problema, pero no estoy de acuerdo que sea una cosa que vale para todos. Por ejemplo, el padre Carlos Ornelas lleva dos años desaparecido y aquí no hay herencia…. mientras no haya prueba verídica que él está muerto la familia seguirá confiando en que vive, y no creo que la familia acepte que murió”.

Mons. González Sánchez ha añadido que la actitud de la Procuraduría no es clara: “no logro entenderla del todo, creo que lo que quieren decir es que a estas personas ya no las van a buscar, porque jurídicamente están muertas. Es como darles carpetazo, bastante cruel por cierto”.

El obispo ha hablado ante una muchedumbre de fieles, al final del rito para la apertura del Año de la Misericordia en su diócesis, que se realizó ayer, en la Catedral del Sagrado Corazón de Jesús.