Misiones Salesianas |

La delincuencia juvenil es un problema persistente en la sociedad filipina. Según elinforme del Consejo para el Bienestar del Niño (CWC) desde el año 2000 hasta el 2010 fueron arrestados 10.515 menores relacionados con casos de delincuencia. La mayoría de estos niños tenían entre 14 y 17 años. Conscientes de la gravedad de esta situación, los misioneros salesianos han puesto en marcha la Casa Magone, un programa de acogida y rehabilitación para cambiar su futuro.

Los Salesianos, en su trabajo de protección de la infancia y la juventud en riesgo de exclusión social, cuentan con un programa de rehabilitación para menores en conflicto con la ley. Su nivel educativo es muy bajo, ya que abandonaron la escuela pronto y provienen de un ambiente familiar pobre. Los delitos más comunes suelen ser robos y otros relacionados con las drogas y el alcohol. Dependiendo de la edad o del delito que hayan cometido siguen unas u otras líneas de actuación con ellos. Una vez que son rehabilitadosen el centro son llevados de nuevo con sus familias.

Se ha observado que la reintegración tanto en la comunidad como en la población en general no es muy buena, ya que los menores vuelven a recaer en la delincuencia.

Por ello, los Salesianos quieren mejorar su programa de rehabilitación introduciendo un programa de Reintegración una vez que los menores consiguen rehabilitarse. Este programa facilitará su inserción en la sociedad sin problemas, ayudándoles incluso a obtener un puesto de trabajo. El programa consta de servicio jurídico, psicológico, educativo y espiritual. Además, es un hogar para todos ellos.