El 19 de abril de 2005, el cardenal Jorge Medina Estévez  anunció al mundo entero un gran gozo: “tenemos Papa”. Y acontinuación dio el nombre del Cardenal recién elegido sucesor de Pedro: Joseph Ratzinger que escogió el nombre de Benedicto XVI.

Al salir al balcón, Benedicto XVI elogió la enorme figura de Juan Pablo II, su predecesor, y se presentó como  un “simple y humilde trabajador en la viña del Señor”. “Me consuela el hecho de que el Señor sabe trabajar y actuar también con instrumentos insuficientes, y sobre todo confío en vuestras oraciones… el Señor nos ayudará y María Santísima Madre está de nuestra parte”, dijo en su primera intervención pública.

Durante sus ocho años de pontificado visitó 24 países de 4 continentes. Publicó encíclicas “Caritas in veritate”, “Spe Salvi”, “Deus Caristas est”.

El 11 de febrero de 2013 sorpresivamente renunció al pontificado y tomó el título de Papa Emérito con lo cual se convoca a un nuevo cónclave. El argumento esgrimido por él era que debido a su avanzada edad (casi 86 años) ya no tenía fuerzas para ejercer de forma adecuada su ministerio. Así que desde el 28 de febrero de 2013 de ese año, a partir de las 8:00 p.m. (hora de Roma), la sede de Pedro quedaba vacante.

Durante el pontificado del Papa Francisco pocas veces Benedicto XVI ha aparecido en público. Actualmente ive en el monasterio Mater Ecclesiae en el Vaticano.