Robo de cuentas bancarias, robo de identidad, ciberbullying, grooming, acoso, relaciones con extraños, son los peligros más frecuentes en la vida online, pero no pasa mucho tiempo cuando ya están surgiendo nuevos términos y formas de poner en peligro, sobre todo, a los adolescentes

En las últimas semanas ha trascendido la noticia de un nuevo «desafío viral» que estaría circulando principalmente por WhatsApp y por otras redes sociales.

Este «desafío» apunta principalmente a niños y adolescentes que reciben en sus móviles la invitación a agregar a «Momo» a su lista de contactos; una vez que eso sucede, comienzan a recibir mensajes con imágenes aterradoras, principalmente a las 3 de la madrugada.

«Momo» los desafía con retos y de esa manera comienza a sustraer información personal de sus víctimas. Después, con una estrategia claramente manipuladora, inicia una serie de chantajes y amenazas (la vida de sus padres, amigos, la propia integridad del menor, víctima de este desafío perverso). «Momo» pondría, incluso, en riesgo la vida del niño pudiéndolo inducir al suicidio.

«Todo comenzó en un grupo de Facebook en donde se retaba a los integrantes a entablar comunicación con un número desconocido, a pesar de venir acompañado de una advertencia», publicó en Twitter la Unidad de Investigación de Delitos Informáticos de la Fiscalía General del Estado de Tabasco (UIDI).

El fenómeno se ha extendido por todo el mundo, desde Argentina hasta Estados Unidos, Francia y Alemania.

La Policía Nacional de España también ha alertado al respecto, señalando que «es mejor olvidarse de retos absurdos que se ponen de moda en Whats-App».

¿QUIÉN ES MOMO?

El número que se invita a agregar a la lista de contactos es de Japón. Actualmente no se sabe si detrás de esto hay una persona física o un programa informático que es utilizado para robar información personal de las víctimas.

En Reddit, alguien preguntó en inglés hace apenas una semana: «¿Quién es ‘Momo’, la chica de WhatsApp? Encontré un video y daba un poco de miedo. Creo que es una broma elaborada, pero no estoy seguro».

Esta fue la respuesta más votada: «Alguien de un país hispanohablante tomó la foto, creó una cuenta de Whats-App y comenzaron los rumores para contactar a ‘Momo’. Desde esa cuenta envía imágenes y mensajes inquietantes a quien le escriba. En algunos de ellos insinúa que tiene información personal sobre quien le contactó».

El youtuber ReignBot -con más de 500 mil suscriptores- publicó un video en su plataforma el 11 de julio que ya vieron más de un millón y medio de personas en el que explica que es difícil dar con el usuario de WhatsApp que creó a «Momo».

Pero se sabe que está vinculado al menos a tres números de teléfono que comienzan por +81 (Japón). Y también a otros dos latinoamericanos: uno de Colombia (+57) y otro de México (+52).

La imagen de perfil de este «personaje» terrorífico se ha sabido que corresponde a una escultura de una mujer-gallina que es exhibida en el Museo Vanilla Gallery
de Tokio.

«Momo» responde con mensajes en los que aparentemente demuestra conocer datos personales de sus víctimas; se comunica en varios idiomas.

Internet y las redes sociales cada vez más se transforman en un ambiente hostil y peligroso, ambiente de manipuladores, abusadores y acosadores.

Redacción
Con información de agencias

CÓMO PREVENIR

A los niños y adolescentes, retrasar lo más posible el acceso a los teléfonos inteligentes que permiten una conexión a internet prácticamente desde cualquier lado y muchas veces sin la supervisión de los padres.

El acceso a Internet siempre debe estar supervisado por un adulto.

Los padres deben tener una actitud de diálogo y cercanía con sus hijos, de tal forma que se genere confianza, cercanía y contención.

Facebook no acepta la creación de cuentas de personas menores a 13 años, pero muchas veces los padres les crean cuentas con fechas de nacimiento adulteradas a fin de que jueguen en línea con los juegos de Facebook o se comuniquen con aquellos amigos que tienen acceso a esa red social.

Estar atentos. Si se percibe algún cambio de conducta en algún hijo (tristeza, insomnio, angustia), es preciso darle la contención necesaria.

 

Publicado en la edición impresa de El Observador del 29 de julio de 2018 No.1204