El santo de Asís fundó tres movimientos religiosos que, con la intervención eclesiástica, se convirtieron en
órdenes religiosas:

Primera Orden. Oficialmente llamada Orden de Frailes Menores (O. F. M.), tiene su origen en el grupo de varones que, contagiados por san Francisco, se unieron a él en su vida de pobreza y caridad centrada en el Evangelio.

Después se dividió en tres: La Orden de Frailes Menores Conventuales (O. F. M. Conv.), que es la que surgió por disposición papal cuando aún vivía san Francisco, y en la que, a diferencia del estilo de vida de este santo, sí se autorizaba la posesión de bienes inmuebles tales como conventos. Usan hábito gris. La Orden de Frailes Menores (O. F. M.), que es la más numerosa y que utiliza el hábito café más una capucha. Intentó volver a los orígenes manteniendo una vida lo más parecida a la de su santo fundador; por eso se le diferenciaba de los franciscanos conventuales llamándoseles franciscanos observantes; sin embargo, las necesidades de organización los llevaron finalmente a vivir de manera similar a los conventuales. La Orden de Frailes Menores Capuchinos (O. F. M. Cap.), surgida en el siglo XVI como una reforma de los franciscanos observantes (O. F. M.) en busca de una vida más contemplativa. También usan hábito café, pero su capucha está pegada a su túnica.

Segunda Orden. Fue establecida por san Francisco en 1212 con ayuda de santa Clara, una muchacha de la aristocracia de Asís que abrazó la vida de pobreza radical. Al unírsele sus hermanas y su madre, nació la Orden de las Hermanas Pobres de Santa Clara, popularmente conocida como Clarisas.

Con el tiempo se dividió en varias órdenes, manteniéndose hasta el día de hoy las siguientes: Hermanas Pobres de Santa Clara (O. S. C.), Clarisas Capuchinas (O. S. C. Cap.), Clarisas Descalzas (O. S. Cl. Col.), Hermanas Franciscanas de la Inmaculada, y Clarisas Adoradoras (O. C. P. A.).

Tercera Orden. Los seglares le pidieron a san Francisco una regla para poder vivir el espíritu de penitencia en sus casas, surgiendo así la Venerable Orden Tercera (V.O.T.), que hoy se llama Tercera Orden Franciscana Seglar para diferenciarla de la Tercera Orden Franciscana Regular que inició en el siglo XIII cuando algunos terciaros empezaron a vivir en conventos para liberarse de lo mundano y realizar obras de caridad en comunidad.

TEMA DE LA SEMANA: SAN FRANCISCO DE ASÍS: POETA, MÍSTICO, MISIONERO Y FUNDADOR

Publicado en la edición impresa de El Observador del 23 de septiembre de 2018 No.1211