Marcela Palos, originaria de Chihuahua, se dedica a dar cursos y conferencias sobre afectividad y sexualidad, enfocadas en el fortalecimiento de las virtudes humanas, específicamente en la virtud de la castidad. Su proyecto se llama «Amar es». Pero ha decidido dar un paso mucho más grande llevando lo que sabe hasta Panamá, a la JMJ. Ella misma nos lo cuenta:

Por Chucho Picón

En su primera intervención, Mar Palos cuenta que «en esta ocasión vamos a la Jornada Mundial de la Juventud en un proyecto en el que ‘Amar es’, junto con muchísimas páginas a nivel internacional, participamos bajo el nombre ‘Lío en las redes’. Mi rol será de coordinadora general de todo este proyecto porque en 2011 vi un performance y todo un montaje padrísimo de los Caballeros de Colón en la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid, en donde se dedicaban a promover la vida, la familia y la sexualidad sana mediante la pureza y la virtud de la castidad.

Me marcó muchísimo, y desde que lo vi yo quise poder replicar algo para los jóvenes hispanohablantes, ya que sólo había estado al alcance de los anglohablantes.

Desde el 2011, la también conferencista traía este proyecto en su corazón pero no había tenido la oportunidad de llevarlo a cabo. «En el 2016 lo único que pude lograr fue llevar conferencias a Cracovia sobre lo que yo imparto. Y en esta ocasión me dije. ‘¡Tenemos que hacerlo!’».

Para poder realizar el proyecto buscaron patrocinadores a quienes les compartieron la idea; uno de ellos dijo «sí» y gracias a él es que podrán llevar el stand y las conferencias a la JMJ. «Queremos ayudar a formar a los chicos en todos los temas de dignidad de la persona humana, defensa de la vida y vivencia de la sexualidad sana desde la castidad y la evangelización digital. Y todo apegado al Magisterio de la Iglesia».

Lo que buscan es formar a los jóvenes para que tengan un encuentro más profundo con Cristo, más al corazón pero también a la práctica.

Las demás páginas que conforman «Lío en las Redes» también han participado activamente, sumándose para llevar este mensaje a los jóvenes en la Jornada Mundial. Pero son más de 30 organizaciones o páginas las que integran «Lío en las Redes», formando acerca de la defensa de la vida, la dignidad de la persona humana, la vivencia de la pureza en el corazón, la castidad en el día a día y la evangelización digital.

La kermés

La estrategia que aplicarán para poder transmitir a los jóvenes los valores de la castidad, el amor, la pureza y la entrega, consiste en re- plicar dentro del stand una kermés mexicana, y esperan que no haya problema dadas las reglas de uso de los stands. «Pretendemos llevar un pedacito de México, aunque los que colaboramos en ‘Lío en las Redes’ somos de distintas partes
de América».

«Para mí mi México querido es mágico, y queremos que esta kermés sea una fiesta porque el encuentro con Cristo debe ser una fiesta; por eso se nos ocurrió este concepto. Espe-ramos lograrlo bien. La intención es que, a través de juegos, como los juegos de una kermés, podamos evangelizar y formar en estos temas, además de las conferencias y las charlas que vamos a estar impartiendo, y del material que vamos a estar regalando a los participantes de la Jornada».

Mar Palos les dice a los jóvenes que van a asistir a la JMJ, pero también para todos los que se quedan, y lo mismo para todos los jóvenes de corazón, que busquen el encuentro con Cristo: «La Jornada es un bello momento en el que los jóvenes se van a encontrar con Francisco, con los obispos y con otros jóvenes de otras partes del mundo, con los que harán amigos, amistades perdurables y bien fuertes; pero la amistad más importante y la Persona más importante con la que se van a encontrar es con Cristo mismo.

«Así que no hay que perder esa oportunidad; todo lo demás va a ser genial, y es padrísimo que lo vivan y lo disfruten; pero recordando que siempre lo más importante es el encuentro con Cristo, y sin ello no tiene sentido; si estar participando de cosas me aleja de Cristo, entonces no lo estoy haciendo bien».

Publicado en la edición impresa de El Observador del 20 de enero de 2019 No.1228