« ¿No sabes que debemos estar alertas en el camino a salvación? ¡Sólo los fervientes la logran, nunca los tibios o los que duermen!».

«El Diablo es como un perro rabioso atado por una cadena. Más allá de la longitud de la cadena no puede agarrar a nadie. Y tú, empero, no te acerques. Si te pusieres demasiado cerca estarás agarrado».

«Lo que falta a la humanidad hoy es la oración».

«No deberías estar distraído voluntariamente. Pero si estas distraído, sigue orando, y tendrás gran merito, porque Nuestro Salvador sabe que no eres un ángel orando a Él».

«Renueva tu fe en las verdades de doctrina cristiana, especialmente en tiempos de conflicto. Y renueva en una manera más particular tu fe en las promesas de vida eterna que nuestro más dulce Jesús hace a los que luchan enérgicamente y con valor».

«Cada santa Misa, oída con devoción, produce en nuestras almas efectos maravillosos, abundantes gracias espirituales y materiales cuales nosotros mismos no sabemos. Es más fácil que el mundo existiría sin el sol que sin el Santo Sacrificio de la Misa».

«No te preocupes de las burlas de los tontos. Sabe que de los santos siempre se burlaba el mundo y los mundanos».

«El mundo está lleno de maldad, y ninguna prudencia de vigilancia es suficiente para evitar contaminarse. Sólo huyendo de él puede ser vencido».

TEMA DE LA SEMANA: PADRE PÍO: EL MISTERIO DE LA SANTIDAD

Publicado en la edición impresa de El Observador del 17 de febrero de 2019 No.1232