Leer es tan bueno y tan importante para el individuo y la sociedad, que se han generado una serie de días o jornadas internacionales para concientizar en ello:

▶ El 7 de marzo tiene lugar el Día Mundial de la Lectura.

▶ El 16 de febrero es el Día Mundial de la Lectura en Voz Alta.

▶ El 23 de abril, el Día Mundial del Libro.

▶ El 16 de septiembre, el Día de la Lectura de Libros Electrónicos.

▶ Y el 24 de octubre, el Día de la Biblioteca.

La cuestión de la lectura en México es contradictoria según los diversos estudios estadísticos. La Encuesta Nacional de Lectura 2018, si bien reconoce una disminución constante de lectores si se mide a partir de 2015, presenta un panorama aún positivo, con un supuesto 76.4% de lectores de alguna de estas cosas: libros, periódicos, revistas, historietas, páginas de internet, foros o blogs. Para el caso concreto de libros, el 45.1% de los adultos dijo haber leído al menos un libro en el último año.

Sin embargo, lo anterior no cuadra con un estudio realizado en 2012 por el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe, donde el país con menos lectores resultó ser México, con un 73% de sus ciudadanos que reconocían que jamás en su vida habían leído un libro fuera del ámbito escolar. No parece, pues, coherente que entre 2012 y 2015 haya aumentado repentinamente y sin ninguna razón el porcentaje de lectores de libros desde un vergonzoso 23% hasta un aceptable 45%.

En México, como en el resto del planeta, la gente alega que cada vez tiene menos tiempo libre, así que su lectura suele limitarse a la revisión de sus correos electrónicos y mensajes en las redes sociales, si bien esta actividad la practica de manera continua desde que se levanta hasta que se acuesta.

Pero eso no es leer «de verdad». Los mensajes escuetos y pésimamente redactados en las redes sociales son más bien el indicio de la falta de una lectura de calidad, pues ésta siempre contribuye a subir la calidad ortográfica del lector.

El mexicano ocupa en promedio 8 horas diarias en el internet, sobre todo leyendo y enviando mensajes en las redes sociales a través de su teléfono inteligente. Pero si invirtiera apenas media hora diaria en la lectura de libros, podría leer aproximadamente unos doce libros al año y obtener muchos beneficios, entre ellos: más habilidades comunicativas, prevención del Alzheimer, reducción del estrés, mejor memoria y más cultura e inteligencia. Vale la pena.

Redacción

«El aprendizaje de la lectura es, quizás, el paso más importante que damos en nuestra vida en lo concerniente al desarrollo cognitivo; leer es un ejercicio de abstracción al cuadrado: a la acción de leer, que es de por sí algo abstracto, se le suma que el lenguaje que leemos, con sus símbolos, es a su vez abstracto.

«Leer es probablemente lo más difícil que el cerebro humano está en capacidad de hacer.

«Ver televisión, por ejemplo, es casi como, simplemente, mirar la realidad; leer es un ejercicio muy diferente: al hacerlo interpretamos símbolos. Es importante, y poder hacer lecturas largas y profundas es esencial».

Michael Bhaskar (Escritor y director de una editorial de libros electrónicos)

«De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo. Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria».

Jorge Luis Borges (Escritor argentino, 1899-1986)

«Lee y conducirás, no leasy serás conducido».

Santa Teresa de Jesús (Doctora de la Iglesia, 1515-1582)

«No importa lo ocupado que creas que estás, debes encontrar un hueco para la lectura. De lo contrario habrás escogido sumirte en la más absoluta ignorancia.

Confucio (Filósofo chino, 551aC-478aC)

TEMA DE LA SEMANA: DE VERDAD LA LECTURA TRANSFORMA

Publicado en la edición impresa de El Observador del 10 de marzo de 2019 No.1235