Gabriel Vila, mejor conocido como «Gabo», es un rockero comprometido con Cristo. A sus 51 años edad es bajista y fundador de la banda de rock católica «Tesalónica». Es originario de Guadalajara, está casado y es padre de una niña de 12 años. Gabo manifiesta en entrevista para El Observador de la Actualidad que su mayor tiempo de vida es después de Cristo y no antes, dado que la presencia de Jesús ha sido constante durante su vida. Él descubre su pasión por el rock desde temprana edad y lo dirige como una forma de alabanza católica. Su música se reproduce en Spotify con álbumes como Cristo Rey, Ama y haz lo que quieras, Capítulo I, Natividad, Máquina del tiempo y Popurrí de Alabanzas.

¿Cómo es que surge la idea del rock católico?

▶ Mi gusto musical siempre fue por el rock, y debido a que conocí a Jesús muy joven me di cuenta que a los jóvenes les tienes que hablar de Jesús en su propio idioma. Por lo tanto quise hacer una propuesta musical rockera, con mensaje evangelizador. Mi primer proyecto musical fue la banda Qohelet, grupo precursor católico. Posteriormente Dios me regaló la bendición de poder formar a «Tesalónica».

La banda está integrada por Luis Martínez en la batería, Carlos Gutiérrez en la guitarra, Joal Rangel en la voz y su servidor en el bajo. Nosotros tenemos un slogan para redes sociales que es: «Dios te regaló el rock», pero también es el título de nuestro álbum en Spotify, y a través de él sonamos el mensaje del Evangelio.

¿Cómo contagias el mensaje de Jesús vivo a los jóvenes?                                                   

▶ El medio principal son los conciertos porque ahí tenemos el contacto directo con los muchachos. También tenemos videos donde buscamos compartir el mensaje de Dios, participamos en las jornadas arquidiocesanas de la juventud y este año estaremos contagiando el mensaje de Cristo a los jóvenes chiapanecos en Tux-tla Gutiérrez.

Y hemos acompañado muchas jornadas de juventud en diferentes puntos de nuestro país. El Señor no tiene un género en especial, con el rock católico hemos roto barreras. Los jóvenes entre 14 y 20 años están enamorados de Jesús a través de nuestra música y ese es el plan, conocer a Cristo.

¿Qué has aprendido de este ministerio?

▶ Que la obra es de Dios, nosotros somos siervos inútiles y nos corresponde dar el mensaje de salvación, el resto Dios lo hará. Musicalmente he aprendido que la música es una carrera de paciencia más que de talento.

«Tesalónica» es rock por amor a Dios. Nosotros surgimos en el 2002 y evangelizamos a jóvenes en música inspirada en Dios. Contamos con sello discográfico llamado TesaStudios, pero todo ello ha sido un proceso. Y hemos descubierto que, a través de la música, los corazones se animan.

¿A qué haces referencia cuando expresas que el Señor es un rockstar?

▶ Bueno, nosotros, como banda, no identificamos a Jesus como un rockstar. Pero, si quieres saber mi opinión, me imagino que ha de ser porque los rockeros normalmente rompemos esquemas. El reino de Jesús no es de este mundo, por lo tanto el seguir a Cristo significa romper con todos los esquemas y patrones que nos marca el mundo. Haciendo esa comparación Jesus seria el rockstar por antonomasia.

El nombre de la banda proviene de la Primera Carta a los Tesalonicenses, mientras que Tesalónica significa ser llamados por Dios para poner a su servicio nuestros talentos.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 11 de agosto de 2019 No.1257