Un símbolo (del griego symbolon, que significa signo o contraseña) es la representación perceptible de una idea. Y así como el mundo está lleno de símbolos (nacionales, culturales, artísticos, políticos, comerciales, deportivos, etc.), también la Iglesia tiene los suyos, no surgidos con intención de ser como un logotipo, creando identidad frente al resto del mundo, pero que finalmente, inmersos en la historia, han venido a ser elementos que le hacen pensar al individuo promedio en la fe católica. Algunos de los más representativos son:

» La cruz

» El crucifijo

» El monograma IHS

» El crismón

» El Cordero de Dios

» La veneración a la Virgen María

» La veneración a los santos

» Las imágenes de Dios, la Virgen y los santos

» Las llaves de san Pedro

» La tiara

» La basílica de San Pedro

» El Rosario

» Los escapularios

» La Medalla Milagrosa

» La medalla de san Benito

También se pueden mencionar:

» Las catacumbas

» El pelícano

» El pavorreal

» El ancla

» El ICTUS

» Los templos

» El campanario

» El sagrario

» El altar

» La sotana y el hábito

» Las vestiduras litúrgicas

» Los objetos litúrgicos

» El confesionario

» El agua bendita

» Las veladoras

» Las peregrinaciones

» Los siete sacramentos

» Los dogmas

TEMA DE LA SEMANA: LOS SÍMBOLOS DEL CATOLICISMO

Publicado en la edición impresa de El Observador del 28 de julio de 2019 No.1255