El Directorio sobre la Piedad Popular, fruto del pontificado de san Juan Pablo II, advierte en su número 217: «La piedad popular a los santos ángeles, legítima y saludable, sin embargo puede dar lugar a desviaciones». En especial la Nueva Era (New Age) se ha encargado de difundir numerosas prácticas erróneas y peligrosas, que conviene desenmascarar para, así, no acabar engañados por los ángeles caídos (demonios), que se disfrazan de «ángeles de luz» (cfr. II Co 11, 14).

Marcello Stanzione, presbítero italiano, refundador de la Milicia de San Miguel Arcángel y autor de varios libros sobre el mundo angélico, entre otros, señala que la lamentable ausencia de educación en la fe sobre el tema de los ángeles ha causado que «otros se hayan aprovechado del vacío que se ha creado».

Efectivamente, la falsa espiritualidad de la Nueva Era (New Age) se ha infiltrado de tal manera que, denuncia este sacerdote, han causado «confusión incluso entre los católicos».

Para contrarrestar esto, el padre Stanzione ha publicado «varios textos de oraciones cristianas a los ángeles para evitar que también los catequistas creyeran o usaran textos ambiguos que circulan en las librerías. Varios de estos textos ambiguos son reseñados por revistas católicas sin hacer ninguna observación crítica», a pesar de que «son ensayos que se basan en
la astrología».

Aquí señalamos algunos de los muchos errores que la Nueva Era difunde acerca de los ángeles, que de ninguna manera son los verdaderos ángeles de Jesucristo sino ángeles caídos; pero, como dice san Pablo, «nada tiene de extraño, pues Satanás se disfraza de ángel de luz» (II Corintios 11, 14):

ÁNGELES PROTECTORES DE LOS 365 GRADOS DEL ZODIACO

«Según la astrología, en los 365 grados del zodíaco, cada cinco grados hay un supuesto ángel protector, por lo que quien ha nacido en esos cinco grados tiene ese ángel protector», denuncia el padre Marcello Stanzione.

Los verdaderos ángeles que cuidan a los hombres son los ángeles de la guarda, dados por Dios a cada uno, y nada tienen que ver con el zodíaco ni con otras creencias pecaminosas de astrología.

CONTACTO CON LOS ÁNGELES GUÍA

Se ha hecho un exitoso negocio con libros, revistas, conferencias y sitios de internet para supuestamente contactar con «ángeles guías», como se les llama en el esoterismo. Estos ayudarían a los humanos a alcanzar felicidad y realización. Quedan, pues, de lado las cosas realmente importantes, como son el alejamiento del pecado y el crecimiento en el servicio y el amor a Dios. Solamente se piensa en el bienestar temporal de uno mismo, y no en la salvación eterna.

INVITACIONES PARA LOS ÁNGELES

Entre los ritos mágicos de la New Age que más llegaron a extenderse en México figura éste, del cual advirtió el sacerdote Carlos Cancelado, de la diócesis de Tepic, hace pocos años: «Está de moda que entre 10:00 y 12:00 de la noche se invite a los ángeles a pasar [a las casas], y se les coloque agua, pan y trigo. Eso es satánico, ciento por ciento satánico. Los ángeles de Dios no necesitan invitación. Si mi ángel de la guarda está junto a mí, al lado mío, no necesito decirle: ‘Pase, por favor, le tengo
de comer’».

ÁNGELES DE CUARZO

La Nueva Era difunde la venta de estatuillas de ángeles hechas de cuarzo, que los supersticiosos creen que es un material con «poderes» curativos y «energéticos». Se ofrecen: amuletos de protección de ángeles de cuarzo blanco (para atraer buena suerte, amor y dinero), ángeles de la paz con cristal de cuarzo blanco (para canalizar energías apaciguadoras), ángeles de la abundancia con citrinos (cuarzos amarillos), ángeles del amor en cuarzo rosa, etc.

El uso de todo amuleto es pecado contra el Primer Mandamiento de la Ley de Dios («Yo soy Yahveh, tu Dios, …No tendrás otros dioses fuera de Mí») porque no pone su fe ni su adoración en Dios sino en las cosas.

LLAMADORES DE ÁNGELES

Amuletos elaborados en metal y con forma esférica que, colgados de una cadenilla, emiten un sonido agradable cuando se les agita, lo cual se supone que atraerá a los ángeles.

Los únicos ángeles que podrían atraerse con esta práctica mágica son los ángeles caídos, que buscarán la manera de hacer que el humano involucrado siga realizando estas acciones que ofenden a Dios.

El único modo correcto de pedir su intervención concreta a un ángel bueno, por ejemplo a san Miguel, a san Gabriel, a san Rafael, o bien al propio ángel de la guarda, es mediante la oración, siempre y cuando no sean las oraciones que difunden los muchos libros, webs y blogs de la Nueva Era.

OTROS

Son contrarias a la voluntad de Dios las prácticas para atraer a los ángeles mediante «canalización», «meditación», «visualización» o «imagen guiada» («Mírate caminando por una calle. Llegas a un lugar de mucha paz y tranquilidad. Allí están los ángeles. Una vez que has llegado allá saluda a los espíritus…», etc.), «rendición de la mente al mundo angélico», escritura de cartas a los ángeles mediante escritura automática, etc.

Aunque parezca que hay resultados agradables haciendo estas cosas, la Biblia advierte que no todas las experiencias con ángeles son realmente con ángeles buenos; e incluso profetiza: «En los últimos tiempos algunos se apartarán de la fe, siguiendo a espíritus engañadores y enseñanzas que vienen de los demonios» (I Timoteo 4,1).

Redacción

TEMA DE LA SEMANA: ¿EXISTEN LOS ÁNGELES?

Publicado en la edición impresa de El Observador del 29 de septiembre de 2019 No.1264