Daniel Torres Cox es un joven sacerdote que actualmente reside en Perú y forma parte de la comunidad de FASTA (Fraternidad de Agrupaciones de Santo Tomás de Aquino). Luego de terminar la carrera de Derecho siente el llamado de Dios e ingresa al seminario, y siendo aún seminarista comienza un proyecto titulado «Ama Fuerte», una mirada afirmativa de la sexualidad vista desde la luz del amor. El proyecto consiste en utilizar las plataformas digitales y las redes sociales, entre ellas el canal de Youtube e Instagram, con contenidos sobre la virginidad, castidad, la fuerza y la vitalidad al servicio del amor, las relaciones sexuales, la persona y el cuerpo, todo aquello que rodea los temas de sexualidad, en conjunto con otro grupo de jóvenes que escriben en la página web, www.amafuerte.com . El Observador de la Actualidad conversó con él.

Por: Mary Velázquez Dorantes

¿Cómo nace el proyecto Ama Fuerte?

▶ Siendo seminarista me encontré con un libro de san Juan Pablo II titulado Amor y responsabilidad. En este libro encontré las claves para hablar de la sexualidad desde una mirada afirmativa.

Yo veía en el trabajo con los jóvenes que una de las grandes dificultades es que saben qué cosas no tienen que hacer en materia de sexualidad, pero no saben por qué, y la sexualidad se enseña desde el no, desde una postura negativa, y encontré la posibilidad de dar charlas sobre estos temas, pero tomando los principios de Juan Pablo II y la antropología de santo Tomás, haciendo un planteamiento afirmativo de la sexualidad, desde el sí, analizando lo que implica amar, y a partir del amor tratar de ver qué cosas se pueden y no se pueden hacer, pero no como prohibiciones externas en caso de las cosas que no hay que hacer, sino como exigencias que se desprenden de la naturaleza misma del amor. También escribí un libro intitulado Ama y haz lo que quieras, un texto para jóvenes, y continuamos con la iniciativa de Ama Fuerte ahora en las redes sociales e internet.

¿Por qué considera importante hablar del amor en las redes sociales?

▶ Es el lugar en el que muchos jóvenes pasan el tiempo actualmente. La mayoría de la información que hay sobre el amor es parte de una consideración utilitaria del amor, una versión reducida del amor que podría llevar a una vivencia equivocada, que puede terminar hiriendo a las personas que lo viven así. Por eso es necesario hablar del amor verdadero en las redes sociales y es un tema muy actual entre los jóvenes. Es difícil que un joven no tenga una postura frente a estos temas porque es una realidad que los toca directamente. De hecho, si uno lo ve en la poesía, los grandes temas de la poesía son el tiempo, la muerte y el amor, seguramente es el amor el que más letras escritas tenga, es un tema que toca el corazón del ser humano, no podemos permanecer indiferentes al amor, y es necesario hablar de ello y hacerlo bien.

¿Cómo podemos ir construyendo diálogos con las generaciones sobre el tema de la sexualidad?

▶ Es muy importante el punto de partida: reconocer que toda la dimensión de la sexualidad es algo positivo, es muy bueno. Si lo vemos desde la fe es un don de Dios, es parte de la naturaleza del ser humano, pero es un don que hay que aprender a usar, partiendo de la bondad de toda esta dimensión, porque desde todos los ángulos la sexualidad debe estar ordenada hacia al amor.

Son dos los puntos principales para hablar de la sexualidad a las nuevas generaciones: el primero, considerar que la sexualidad es buena, y en segundo lugar, es importante hacer una aproximación afirmativa sobre ella, no hablar de la sexualidad desde el no, sino plantear una enseñanza desde el sí que pasa por una mirada orientada hacia el amor y desde ese sí es que uno va descubriendo lo que corresponde o lo que no corresponde hacer, educando la conciencia, para que la persona tenga las herramientas para tomar decisiones de esta realidad.

¿Cuáles han sido las estrategias para hablar de castidad, amor, compromiso, pornografía, en un terreno espinoso como lo son las redes sociales?

▶ Han sido tres estrategias concretamente: en primer lugar, un planteamiento afirmativo, en Ama Fuerte es muy raro encontrar prohibiciones, y apuntamos hacia la formación de la conciencia: «si haces esto pasa determinada situación, pero decide tú». Se plantea qué es lo bueno. Segunda estrategia, es la belleza, tanto en la cuenta de Instagram y un portal que sea atractivo, apelando a la pulcritud de la belleza, la belleza del amor y la sexualidad no solo con palabras sino con imágenes.

Y en tercer lugar, es poner ejemplos: pedimos que se sumen parejas, enamorados y matrimonios que se suman al proyecto para que, desde su ejemplo, puedan mostrar que estas cosas que se plantean -desde una vivencia desde la castidad-, es posible. Hacemos artículos con principios de cómo vivir la sexualidad desde esta forma, siendo real, posible. El ser humano más, allá de la postura religiosa que tenga, está orientando a esto, a vivir la sexualidad sana.

¿Cómo observa la respuesta de los seguidores de Ama Fuerte y cuáles son las inquietudes de éstos usuarios?

▶ La respuesta en general es buena, porque los usuarios que llegan a Ama Fuerte encuentran respuesta a sus inquietudes pero respuestas desde lo natural. Esas inquietudes tocan temas de la sexualidad, la expresión física del amor. También escriben por temas muy personales, y así se manifiesta cómo el amor es algo propio y es muy difícil permanecer a la distancia. Las personas preguntan desde sus propios intereses, preguntas concretas, no son preguntas especulativas sino directas.

Publicado en la edición impresa de El Observador del 22 de diciembre de 2019 No.1276