Por Arturo Maximiliano

Hace apenas unos siete años, quienes no tenían coche en propiedad o a la mano, quienes visitaban una ciudad por trabajo o paseo y querían viajar con mayor rapidez y certeza para no perderse, simplemente tomaban un taxi.

Pero la llegada de plataformas de transporte como Uber, Cabify, Didi cambió por completo las alternativas de los ciudadanos cuando quieren abordar un auto a cambio de un pago por viaje para trasladarse de un lugar a otro.

Varias características hicieron muy atractivas las plataformas de transporte privado que, vía una aplicación instalada en nuestros teléfonos inteligentes, nos facilitarían el tener un vehículo en la puerta de nuestra casa.

La primera era tener la App instalada en nuestro teléfono que nos permitiría ver cuántos conductores cercanos se encontraban disponibles, el tiempo que tardaría en llegar, nombre del conductor, calificación, tiempo de traslado de punto de origen a destino, seguimiento del viaje en tiempo real, así como, supuestamente, un perfil diferente de conductores y un trato al usuario donde incluso se te ofrecía agua y se te preguntaba si querías oír una estación en particular. A cambio, los usuarios estarían dispuestos a pagar incluso un mayor precio por el servicio, particularmente en horas pico o situaciones de escasez determinadas por la propia App, aunque en situaciones normales podría ser incluso más barato que los taxis.

Pero mucho de eso ha cambiado, deteriorándose la imagen de los autos mismos y conductores con menos cortesía que incluso han empezado a representar, en menor medida, un riesgo para los pasajeros, como en su momento se acusó a los taxistas. Según el reporte de seguridad liberado por Uber hace apenas unos días, la empresa registró 5981 casos de agresiones sexuales en 2017 y 2018, donde 464 fueron por violación, con 19 muertes como consecuencia de agresiones de conductores a pasajeros.

Pero qué está pasando y qué precauciones tomar:

El dato como proporción. De acuerdo con Uber, los casos de agresiones sexuales no son ni el 0.1 por ciento de los viajes realizados en ese periodo, o sea que 99.9 por ciento de los viajes se dieron sin incidentes, argumentando algún tipo de responsabilidad de los pasajeros en el 45% de los casos. El dato es importante porque una parte del costo que se nos carga es nuestra seguridad.

Verificar que sí sea el conductor. Un valor agregado de estas Apps es el proceso de licenciamiento de los conductores. Se parte de la base que son personas cuyos antecedentes penales se han revisado. Es importante cerciorarse que la persona que maneja es la misma que está autorizado en esa unidad para conducirla.

No olvides calificar. Es importante calificar a los conductores, de manera que su historial pueda garantizarnos la calidad del servicio que es la contraprestación de lo que pagamos. Al hacer la calificación, toma en cuenta factores como el buen manejo del carro, la atención del conductor, la limpieza del auto y que éste contaba con cinturones de seguridad en estado funcional, entre otras cosas. No des calificaciones a la ligera, porque nos perjudicamos todos.

Factura. Recuerda que es posible solicitar factura en estas plataformas, ingresando tus datos fiscales en las mismas Apps o en la página web. Si son para persona moral se recomienda que tengas ligado tu pago a una tarjeta empresarial o de uno de los socios.

Los taxis se modernizan. También el servicio de taxi tradicional se está modernizando y en varios lugares de la república ya encontrarás la App para taxis locales.

www.pesosycentavos.com.mx

Publicado en la edición impresa de El Observador del 22 de diciembre de 2019 No.1276