En las últimas semanas el coronavirus ha encendido las alarmas de la población mundial, y aunque ningún caso ha sido confirmado en México, el arzobispo Rogelio Cabrera López pide a los fieles no caer en pánico, sino más bien estar alertas de la información que emitan las autoridades de salud.

En conferencia de prensa, el presidente de la CEM, aseguró que en cuanto las autoridades de salud decreten la existencia de riesgo, inmediatamente se procederá a dar la Comunión en la mano, también se utilizará gel antibacterial para las manos y se desinfectarán las bancas.

Cabe recordar que en el 2009 en México se vivió una situación similar por el virus AH1N1, que dejó alrededor de 150 muertos y más de mil casos notificados. En aquel momento la Iglesia adoptó las medidas recomendadas por los obispos del país, entre ellas, el uso de cubrebocas y la suspensión del rito de la paz; incluso, en la etapa de mayor riesgo, se dejaron de celebrar las Misas por casi dos semanas.

Rogelio Cabrera dijo que hasta ahora no han tenido ninguna indicación de parte de las autoridades de salud, pero pidió a la gente estar muy pendiente de lo que éstas puedan determinar. Tras señalar que no es bueno caer en pánico, Cabrera López aseguró: «hay que pedirle mucho a Dios porque este virus es un riesgo para la humanidad; brotó en uno de los países con más habitantes, que es China, lo cual implica ahora que en este mundo tan globalizado, de tanta comunicación, sea muy difícil detenerlo».

Medidas en caso de emergencia

  • Comunión en la mano.
  • Se utilizará gel antibacterial para manos.
  • Se desinfectarán las bancas.

Con información de Vida Nueva

Publicado en la edición impresa de El Observador del 16 de febrero de 2020 No.1284