En la víspera de la solemnidad de la Anunciación del Señor, la presidencia del Consejo Episcopal Latinoamericano invita a los Obispos del continente a presidir un acto de consagración a la Santísima Virgen María bajo la advocación de Nuestra Señora de Guadalupe.

Se trata de una iniciativa de oración ante la circunstancia inédita que vive el mundo por la expansión del COVID-19 y las medidas drásticas que en consecuencia han tomado los diferentes gobiernos ante el creciente número de contagiados y fallecidos.

El organismo de comunión eclesial sugiere que este acto de consagración se realice a las doce del medio día acogiendo la invitación del Papa Francisco a rezar el Padrenuestro por la misma intención.

Igualmente se propone que esta consagración se acompañe por el rezo del Santo Rosario y se transmita a través de los medios de comunicación y las plataformas digitales con el fin de alcanzar el mayor número de sacerdotes y fieles.

Por Paola Calderón Gómez / Prensa CELAM