Dice la Palabra de Dios: «¡Ay de la tierra y del mar!, porque el Diablo ha bajado donde vosotros con gran furor, sabiendo que le queda poco tiempo» (Apocalipsis 12, 12).

Satán y sus huestes se han conseguido un gran ejército humano que, consciente o inconscientemente, trabaja en favor de su causa, pues los demonios suelen disfrazar el pecado de «derechos humanos», «libertad», «arte», «justicia», etcétera.

Hoy, sin embargo, está creciendo el descaro satánico.

Lo visible de Satanás

Desde los años 80, bandas de música black metal están detrás de un movimiento que exalta a Satanás e incita a quemar templos católicos y protestantes.

En el pasado, las misas negras se hacía en lo secreto; pero hoy muchos grupos satánicos les hacen publicidad. Así ocurrió con la del 17 de agosto de 2019, realizada en un club de música heavy metal en el centro de Ottawa (Canadá); o con la del 23 de noviembre de ese mismo año, en Brash Brewing, Houston (EU), para el lanzamiento una cerveza y atraer adeptos al «Templo Satánico de Houston».

Estatuas de «Baphomet con niños» se están popularizando. Satanistas lograron que en Little Rock, Arkansas (EU), se pusiera una de éstas en un lugar público: justo afuera del Capitolio estatal.
Dicen los adoradores de Baphomet que este demonio representa los ideales de «la compasión y la empatía» y la «lucha por la justicia». Ahora los satanistas están tratando de poner otra estatua de «Baphomet con niños» frente a la sede del gobierno de Oklahoma (EU).

El 11 de diciembre de 2019 la católica Asociación Internacional de Exorcistas advirtió a los padres y educadores contra un libro infantil publicado en EUA con el título Un libro de demonios para niños, en el que a los pequeños se les anima a invocar a las huestes de Satanás en su vida diaria. La obra contiene 72 reseñas que invitan a invocar a un demonio seleccionado, de acuerdo con los efectos que el niño espera obtener.

Trampas políticas

Los numerosos atentados contra recintos cristianos suelen tener algún disfraz político, pues los atacantes resultan ser de ideología izquierdista, liberal, feminista radical, abortista, pro ideología de género, etc. Pero todas estas corrientes de pensamiento son contrarias a Dios, por tanto, del gusto de Satanás.

Satanismo: pro- aborto

En agosto de 2019 el grupo «Templo Satánico» de Missouri (EU) demandó al gobierno a fin de que se anule el requisito de que las mujeres embarazadas reciban información sobre la humanidad del feto antes de abortar a su hijo.

El estadounidense y ex sumo sacerdote de la «Iglesia Mundial de Satanás», Zachary King, confiesa en su libro El aborto es un sacrificio satánico que como parte de los rituales para complacer al Diablo asesinó en el útero de sus madres a niños en avanzado estado de gestación. La primera vez él tenía 14 años y preguntó: «¿Es legal?», y los miembros de su secta contestaron: «Sí, siempre que esté en el útero.

Mientras el bebé esté dentro de la mujer, puedes matarlo». Es decir, para Satanás y sus seguidores está bien claro que abortar es asesinar; pero en el mundo disfrazan el aborto como un «derecho» legítimo, y al bebé en gestación como una simple e informe «masa de células».

Zachary King revela que religiones satánicas realiza sacrificios dentro de clínicas abortistas. «Al final del día, todos los días, hacen una misa negra en que ofrecen a Satanás a todos los niños que son abortados ese día».

Productos «para niños»

Por ejemplos se comercializan los horribles muñecos «Fugglers» para que lleven a los niños a relajarse en cuanto a la búsqueda de la perfección —contrario al llamado de Cristo (ver Mt 5, 48)—; y además se han desarrollado juegos de mesa pensados en que los niños puedan hacer trampa.

Personajes del espectáculo lanzan líneas de ropa infantil de «género neutro» para que los niños no vistan como niños ni las niñas vistan como niñas. El exorcista estadounidense P. John Esseff ha advertido que esto tienen un trasfondo satánico: «El diablo va tras los niños al confundirles en su sexo».

Así, bajo el disfraz de la «tolerancia», se fomenta en los niños la oposición al plan de Dios, que ha dado a cada quien un sexo específico e irrenunciable: varón o mujer.

D.R.G.B.

TEMA DE LA SEMANA: Satanás, su existencia y sus trampas

Publicado en la edición impresa de El Observador del 1 de marzo de 2020 No.1285