Por Mary Velázquez Dorantes

Ésta es la era con mayor carga de información, pero esto no significa que estemos informados. La desinformación se ha acomodado en la vida del hombre moderno y algunas veces llega bajo el disfraz de campañas negras, y no existe nada más perjudicial para nuestro tiempo que una información errónea, basada en percepciones.

El tema de la desinformación suena complejo y, en algunos casos,espinoso, dado que el 77% de las personas a las que se les pregunta qué tan informadas están, responden que “lo suficiente”, mientras que el 23% restante dice no tener la información de manera directa pero que, en caso de buscar, algo será encontrado.

La llamada tecnófila parece ser la respuesta para todos aquellos que en algún momento buscan determinada información, sin discutir la fuente o el medio de donde proviene. Algunos sectores importantes han utilizado la estrategia de informar desinformando con noticias breves y sencillas, a lo que los expertos llaman “de primera mano”. En la clasificación de los medios de comunicación algunos abanderan las nociones de verdad, enmascaradas como mentiras valoradas; hoy más que nunca la credibilidad y la percepción están en juego.

FAKE NEWS

La mayoría de los contenidos que circulan en internet son falsos, y, el hecho de serlo, hace que su reproducción sea veloz y amplia; por lo tanto, existen ciertos medios de comunicación que buscan difundir noticias falsas que atraigan la mirada de los usuarios en redes sociales, justificando actos de violencia, transgresión a la dignidad humana, violación a los derechos humanos, escenarios democráticos, entre muchas otras situaciones que nos rodean actualmente.

La verdad parece estar vetada por la llamada, un tweet parece tener más valor. Las fake news tienen un 90% más de probabilidades de ser replicadas.

LA VERDAD EN EL MENÚ

Existe una burbuja que amenaza a la sociedad, y se llama desinformación. Las nuevas generaciones buscan brevedad, contundencia, velocidad y eficacia en lo que reciben como “información”; es por ello que Twitter es la fuente de información más atractiva para ellas. Actualmente se habla de universos informativos, mientras que la verdad se encuentra sólo como estrategia para ganar audiencias, lectores o usuarios.

Consejos útiles para estar informados

  • Examine la credibilidad de la información
  • No lea únicamente titulares, explore todo el contenido
  • Compruebe que no es un contenido broma
  • Identifique a los autores
  • Revise la fecha de publicación y el sitio de donde proviene
  • Busque más allá de las redes sociales
  • No acceda a sitios nocivos o sospechosos
  • Contraste datos
  • Evite la provocación emocional
  • ¡Adiós al factor sorpresa o extremista!

Publicado en la edición semanal digital de El Observador del 29 de marzo de 2020 No.1290