Padre Juan Manuel, ¿existen las almas errantes, o que de algún modo quedan encadenadas en un lugar, una casa por ejemplo, a causa de un acto violento o un accidente?

▶ El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice que después de la muerte inmediatamente viene el juicio particular; esto lo comento porque los protestantes no aceptan el juicio particular sino solamente el Juicio Universal; dicen que cuando se muere el cuerpo se muere también el alma, aunque utilicen la palabra bíblica que es “dormir” el alma.

Nuestra alma es inmortal, y en lugares de accidentes el demonio pueda anclar a almas y hacer que permanezcan presas en esos lugares; y son liberadas, nos lo han dicho, a través de las oraciones de los que pasan en sus coches, ven la cruz (de los muertos en accidentes en carretera) y rezan por ellos. El hecho es real.

Es interesante saber que hay personas que no saben que están muertas. Son cosas que no podemos explicar.

También hay que saber que las almas de los católicos están presentes en su funeral cuando su cadáver está ahí; y ven quién vino a su funeral por conveniencia o por compromiso social, y quién está realmente ahí orando por el difunto.

En una ocasión, ahora que está de moda ponerse cuatro personas en torno al ataúd, una señora que murió se comunicó con una de las personas que ven a las ánimas y le dijo: “Dile a mis familiares que se retiren de mi féretro, porque los espíritus malignos que traen al estar en pecado mortal me perturban y me hacen daño: uno no está casado, otro se divorció y vive con otra persona, otro es alcohólico, y otro rinde culto a la ‘santa muerte’; me están haciendo daño, diles que se retiren”. Yo he visto que lo mejor es recomendar a los sacerdotes y fieles cristianos que no hagan guardia; ¡eso no está en la liturgia!, ¡no hagan guardia al féretro!

Cuando un alma se estuvo manifestando, ¿cómo se sabe que ya están en la gloria de Dios?

▶ Las ánimas piden sacrificios, oraciones, Rosarios y, sobre todo, la Sana Misa y la Comunión. Las ánimas del Purgatorio avisan; cuando se manifiestan dicen “estoy en tal situación y necesito estas oraciones” y nada más; significa que requieren tales oraciones para subir de nivel en el Purgatorio, no para salir; sólo cuando dicen explícitamente “para liberarme necesito tantas y tantas cosas”, entonces se sabe que el alma ya va a la gloria.

TEMA DE LA SEMANA: EL PURGATORIO EXISTE Y HAY QUIEN LO HA VISTO

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 30 de agosto de 2020. No. 1312