Por Arturo Maximiliano García

Ante el cierre de negocios de hospitalidad, donde está incluido el importantísimo sector restaurantero y el de los bares, donde a los primeros ya se les ha permitido abrir pero con restricciones de horarios y límite de aforo, el consumo, pero sobre todo las propinas, se han vuelto más necesarias que nunca. Siempre ha sido algo subjetivo el cuánto debemos dejar de propina.

De acuerdo con la Ley Federal del Consumidor no es obligatorio dar propina, tratándose en realidad de una aportación voluntaria a consideración de la persona a quien se le dio el servicio. Sin embargo, debemos entender el contexto en el que muchos empleados trabajan en restaurantes, bares y otros negocios donde particularmente los meseros ganan el mínimo o a veces ni eso, estando su ingreso diario ligado casi por completo a las propinas.

Tan ilegal es pagar menos del salario mínimo, aún insuficiente, como exigir la propina a los consumidores, aunque pareciera que en los hechos ambas cosas suceden, dejando en nuestras manos la decisión de dar o no propina, haciéndolo más un acto de compensación o justicia que un tema de ley.

Más detalles sobre las propinas:

No puede venir incluida en la cuenta.

Una cosa es la voluntad de recompensar a un mesero y otra que el establecimiento determine que debas dar propina y cuánto pagar. De esta manera está fuera de toda norma el que el negocio, normalmente bares y restaurantes, te incluyan la propina a la cuenta. En ese caso se debe aclarar los conceptos y reducir el monto de la propina para dejarla a consideración del consumidor.

Monto de propina.

El uso en México es que se acostumbra pagar entre el 10 y el 15% de propina. Existen aplicaciones que pueden ayudarte a calcular los montos individuales con propina para cuentas de varios comensales, ingresando cantidad total de consumo, número de pagadores y porcentaje general de propina.

A donde fueres has lo que vieres.

Si andas de viaje, cuando podamos volver a hacerlo sin miedo a los contagios, recuerda que no en todos los países existen los mismos hábitos de dar propina así como los porcentajes.

En Estados Unidos incluso se te sugiere pagar hasta el 22% de la cuenta en propina y es muy mal visto por los meseros cuando das por debajo del 15%. En contrario en otros países la propina es casi simbólica. Pregunta a quienes viven ahí o en su caso a tu guía de turistas para no quedarte corto o dar de más.

Servicio a domicilio.

En el caso ahora tan común de que te lleven la comida a tu casa u oficina es probable que el repartidor esté esperando una propina. Para este caso no existe un porcentaje determinado, aunque normalmente es más bajo que en un restaurant o bar y sí pides por vía de una aplicación, esta te sugiere varios porcentajes.

Recoger en restaurant.

Cuando eres tu quien recoge en un restaurante la comida, no es necesario dejar propina ya que en realidad el servicio queda pagado con la cuenta de productos, pero se puede tener la cortesía de apoyar.

Si puedes apoya más.

Si te exigen propina puedes denunciar ante la PROFECO, aunque hay que ser conscientes de que aquellos que nos prestan servicios en restaurantes están contando con ese ingreso, más ahora donde incluso, si está en nuestras posibilidades, podríamos considerar ser un poco más generosos que de costumbre.

www.pesosycentavos.com.mx

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 4 de octubre de 2020. No. 1317