Por Arturo Maximiliano García

Los efectos de la crisis desatada por la pandemia se están sintiendo hoy con fuerza y es que esta difícil situación que se vive a nivel mundial ha durado más de lo que cualquiera hubiera pronosticado.

Fue en el mes de marzo cuando los bancos anunciaron un apoyo solidario a quienes tenían créditos contratados, otorgándonos una prórroga de 4 a 6 meses donde no pagaríamos mensualidades, pero en este mes de septiembre la gran mayoría de los deudores debemos volver a pagar como lo veníamos haciendo antes del plazo de gracia otorgado. ¿Pero qué hacer si aún no tenemos para pagar?

Los bancos prevén tres escenarios con respecto a los que tenemos contratados créditos y nos acogimos a la prórroga, el primero es quienes ya pueden afrontar las mismas cantidades que veníamos pagando previo a la pandemia, los segundos son los que están dispuestos a pagar pero no pueden pagar el mismo monto y finalmente están los que de plano no pueden pagar nada por haber perdido toda fuente de ingresos y agotado cualquier guardadito que tuvieran.

Conforme a lo anterior, la banca mexicana se prepara para ofrecer a los deudores planes de reestructuración de deuda, prácticamente a la medida de cada uno de los casos. Estos son algunos de los puntos que serán objeto de las negociaciones entre bancos y aquellos que tenemos créditos con estos.

Un plazo mayor.

Uno de los factores más importantes de todo crédito es el plazo, el número de meses que nos dan para pagar el capital que pedimos prestado más intereses. Si los bancos nos conceden más tiempo podría ser que el monto del pago fuera menor y esto de alguna manera aliviana el desembolso mensual aunque también lo extiende. Se trata sin duda de una buena opción para pagar menos al mes, aunque será por más tiempo.

Reducción de tasa de interés.

Aprovechando que la tasa de referencia ha venido bajando de manera importante, los bancos pueden ofrecer hoy algún ajuste en la tasa pactada, disminuyéndola y por lo tanto pudiendo generarse dos efectos, pagar menos en tu mensualidad, ya ajustada a una nueva tasa, o pagando la misma cantidad pero reduciendo el tiempo en el que pagaras tu deuda total, lo que puede ser conveniente para algunos, ya que al final acabarás pagando menos y más rápido.

Plazo de gracia.

Para aquellos que no puedan pagar, se podría dar un plazo de gracia con respecto al capital, aunque muy probablemente deberán seguir pagando los intereses.

Seguro de desempleo.

En ciertos casos, donde se tiene contratado un seguro que te cubre cuando te quedas sin trabajo, este podría pagar tus mensualidades por un tiempo. Si no recuerdas si se te ofreció esa opción, revisa tu contrato o consulta con un funcionario de tu banco.

¿Tarjeta de crédito también?

Sí, además de los créditos hipotecarios, empresariales y otros, las deudas en tarjeta de crédito también podrán ser renegociadas, dándote plazos mayores para el pago al actual adeudo.

Acércate a tu banco.

Es indispensable que te acerques pronto a tu banco, más si sabes que será complicado seguir pagando las cantidades que venías erogando antes de la pandemia o si de plano no puedes pagar nada.

www.pesosycentavos.com.mx

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 11 de octubre de 2020. No. 1318