Por Rubicela Muñiz

En la localidad de Yomeje, municipio de El Oro, Estado de México, suena un coro muy peculiar, el coro Esperanza en Cristo y María conformado por: Yesenia López, animadora y ama de casa; Antonio Martínez, bajista y taxista; Karen Martínez, tecladista y ama de casa; Jonathan López, quien se encarga del pandero y se dedica a hacer y vender pan; Aldo Martínez, baterista y estudiante de secundaria; Aldo Cruz, guitarrista y estudiante de preparatoria; y Erika López, encargada de la danza y ama de casa. Cada uno combina su ocupación diaria con el ministerio de la música, con el único fin de servir y evangelizar.

Aldo Cruz, guitarrista, quiere que este trabajo familiar y de equipo, se conozca en México y el mundo. Aunque por la pandemia sus presentaciones han disminuido, siguen sirviendo en su localidad y sus alrededores y poco a poco salen a otros estados. Aldo nos cuenta en entrevista sobre lo que son y lo que expresan en el escenario.

Aldo, ¿cómo comenzó la aventura del coro Esperanza en Cristo y María?

▶ Estábamos pasando momentos difíciles en nuestra vida y en nuestras familias, y sentimos la necesidad de ofrecer nuestro canto a Dios para pedirle fortaleza y sabiduría para poder seguir adelante y también para darle gracias por todo lo bueno y lo malo que nos ha dado y que hay en nuestra familia.

¿Cuáles fueron esas dificultades?

▶ Antes de formar el grupo estábamos pasando por problemas difíciles en la familia, apunto de una separación. Entonces, tuvimos un encuentro con Dios por medio de un retiro y fue el inicio de esta hermosa etapa de comenzar a cantar y tocar para Dios. Algunos de los integrantes tocaban anteriormente música secular y estaban alejados de Dios, pero al comenzar con este servicio todos nos hemos acercado aún más a los sacramentos y día a día luchamos para alcanzar la santidad. Así que decidimos ofrecer nuestros dones a la evangelización y a proclamar nuestra fe con la música.

El coro está integrado por dos familias y un amigo que está con nosotros desde que iniciamos. Somos siete integrantes y llevamos tres años y medio al servicio de Dios.

Escogieron un ritmo para alabar a Dios que se ve y suena distinto, ¿hay algún género apropiado para acompañar los textos litúrgicos?

▶ Para cada evento u ocasión utilizamos diferentes ritmos de acuerdo a lo que estemos amenizando.

Para la ambientación escogimos tres géneros muy populares: cumbia, rock y huapango, tratando de transmitir la alegría de ser católico, dejando ver que las cosas de Dios no son aburridas, para así poder atraer a más jóvenes y mostrar que con la danza también podemos glorificar a Dios. En la Hora Santa, la misa o momentos de reflexión u oración ambientamos con la balada para poder transmitir paz y calma, para así poder conectarnos con Dios por medio de la oración y de la tranquilidad con la que Él se manifiesta en cada eucaristía.

¿Por qué merece la pena ser un coro diferente?

▶ Porque, aunque los cantos son los mismos, cada ministerio debe poner su estilo, su ritmo, su forma de transmitir el amor de Dios, pues eso es lo que identifica a cada agrupación y hace ver la diferencia de los demás. También para cambiar un poco lo que ya es común para todos, ya que eso es lo que importa, la manera en que hagas que los demás se enamoren de Dios y se acerquen cada día más a Él.

Como músicos, ¿qué dificultades han enfrentado?

▶ En ocasiones la falta de recursos, cuando se nos avería algún instrumento, el transporte etc. Y también muchas veces la envidia de los demás, pero como en la palabra de Dios nos dice: “Si vas a servir al Señor prepárate para la prueba”, y eso es lo que nos fortalece todos los días para seguir adelante, no desanimarnos nunca a pesar de los problemas y siempre anunciar el evangelio a través de la música.

¿Cuáles suelen ser sus escenarios?

▶ Misas, horas santas, rosarios, retiros, pláticas y vamos a todos los lugares a donde nos inviten a llevar la palabra de Dios a través del canto. Dios nos ha permitido estar en eventos parroquiales y diocesanos que nos han ayudado a crecer como ministerio.

¿Qué perciben en la gente durante sus presentaciones? ¿Cuál es su reacción?

▶ Se percibe la fe, el amor que le tienen a Dios, que es lo que se trata de demostrar siempre en la animación, que la gente dance sin pena, ya que Él nos ha dado todo (manos, pies, vida) todo lo que tenemos es de Él y, por lo tanto, se lo ofrecemos con los cantos y con la danza. Vemos en cada persona la alegría de seguir a Cristo y la acción del Espíritu Santo en cada uno y, aún más, se nota en los niños que en su inocencia le demuestran a Dios su amor.

Escúchalos

» YouTube: Coro Esperanza en Cristo Y María https://cutt.ly/QlKvHE2

 

Publicado en la edición semanal impresa de El Observador del 7 de marzo de 2021 No. 1339