El autoritarismo de Estado motivó la persecución religiosa de 1926-1929 que costó a México muchas vidas

El autoritarismo pisotea los derechos humanos fundamentales y entre ellos el mejor camino para lograr la paz que es el derecho humano a la libertad religiosa.

El Artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos dice: “Toda persona tiene derechos a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión…”.

La morenita del Tepeyac se apareció en 1531 y nos sigue pidiendo ahora que construyamos una Patria, un hogar común, en donde se respeten y se promuevan los derechos humanos de pensamiento, conciencia y religión.

Este 6 de junio votemos en conciencia y de acuerdo a su Corazón, para que nuestros derechos sean respetados y promovidos por la autoridad política, oponiéndonos a cualquier tipo de autoritarismo.